sábado, octubre 23

1 de cada 4 muertes causadas por enfermedades cardiovasculares se relaciona con la trombosis

0
111

En países desarrollados y en vías de desarrollo, la tromboembolia pulmonar se mantiene como la tercera causa de mortalidad cardiovascular.

El 84% de los pacientes se diagnostican con enfermedad tromboembólica venosa cuando ya fueron egresados del hospital.

Ciudad de México, 13 de octubre de 2021.- De acuerdo con datos de la Sociedad Mexicana de Trombosis y Hemostasia, 1 de cada 4 pacientes muere por trombosis y el 60% de las enfermedades tromboembólicas venosas ocurren durante o después de una hospitalización. Por ello, en el marco del Día Mundial de la Trombosis, (13 de octubre) se busca sensibilizar sobre este padecimiento y el riesgo que representa para los pacientes mexicanos.

A grandes rasgos, este padecimiento es la formación de un coágulo en un vaso sanguíneo (que puede ser una arteria o una vena). En el caso de la enfermedad tromboembólica venosa, el coágulo se encuentra en las venas y puede causar trombosis venosa profunda o una tromboembolia pulmonar.

El tromboembolismo venoso (TEV) es la causa de muerte prevenible más común en los pacientes médico y quirúrgicos que se encuentran hospitalizados. La prevención mediante la tromboprofilaxis, ya sea mecánica o con terapias específicas, debiera ser la práctica instalada en el accionar del equipo médico quirúrgico para reducir la morbimortalidad de estos pacientes.

“De acuerdo con el estudio ENDORSE II se observó que de los pacientes quirúrgicos que tenían riesgo de enfermedad tromboembólica venosa, solo el 58% recibían tromboprofilaxis. Esto representa una cifra alarmante, ya que esta medida aumenta significativamente la mortalidad de los pacientes hospitalizados por este padecimiento. Por lo anterior, es necesario concientizar a los médicos, personal de salud y población en general sobre la enfermedad tromboembólica venosa’’, aseguró la Dra. Ma. Elena Sañudo, Directora Médica de la División de Medicinas Generales de Sanofi México.

En este sentido, la experta considera importante clasificar el riesgo trombótico cuando un paciente es ingresado a un hospital para implementar la estrategia de tromboprofilaxis. Una vez que se aplica dicho protocolo, es necesario hacer una evaluación de eventos adversos asociados y determinar si es necesaria una tromboprofilaxis extendida.

“Además de reducir la mortalidad en los pacientes, la tromboprofilaxis es una alternativa que reduce tiempos y costos de hospitalización. Una adecuada tromboprofilaxis postquirúrgica puede reducir la incidencia de trombosis venosa profunda en más de 60%. Si bien la incidencia de trombosis en pacientes es alta, lo cierto es que es válido usar este tipo de alternativas que aseguren la calidad de vida del paciente”, declaró la Dra. Julieta De La Luz, Gerente Médico del Área Cardiovascular de la División de Medicinas Generales de Sanofi México.

En este contexto, es importante que se implemente la evaluación de este padecimiento como parámetro de calidad en diferentes hospitales. De igual forma, los pacientes deben mantener comunicación con su médico tratante para dar seguimiento, ya que el 84% de los pacientes se diagnostican con enfermedad tromboembólica venosa cuando ya fueron egresados del hospital.

Hoy en día, existen diferentes estrategias de tromboprofilaxis farmacológica (como el uso de heparinas de bajo peso molecular) que son aptas para pacientes con riesgo trombótico alto y moderado. Sanofi México reitera su compromiso para ofrecer soluciones innovadoras que inhiban la formación de trombos y que ayuden a prevenir la enfermedad tromboembólica venosa.

Boletín

Leave a reply