jueves, agosto 22

0
90

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El arzobispo de Malta, Charles Scicluna, concluyó este miércoles su visita a Chile, donde se reunió con víctimas de abuso sexual para escuchar los testimonios que vinculan al obispo de Osorno, Juan Barros, como “cómplice” de esos hechos cometidos por el sacerdote Fernando Karadima.

Jaime Coiro, portavoz de la Conferencia Episcopal chilena, quien anunció que Scicluna dejará el país este 1 de marzo, dijo que el arzobispo está “muy agradecido” por haber asistido a un “diálogo sereno” con personas que tenían antecedentes de la situación de Juan Barros, conversaciones que se realizaron “en un clima de respeto y confianza”.

Scicluna, enviado por el Papa Francisco, comenzó los encuentros el pasado 20 de febrero, pero tuvo que interrumpir la misión un día después para ser operado de la vesícula en una clínica de la capital chilena.

El religioso estuvo algunos días ingresado y fue el sacerdote español Jordi Bertomeu, que acompañó a Scicluna en su viaje a Chile, el encargado de avanzar en la tarea encomendada por el papa Francisco.

Los enviados del máximo pontífice de la Iglesia católica –designados el pasado 30 de enero– deberán ahora redactar un informe sobre el caso Barros que le entregarán directamente a Francisco, señaló el portavoz de la Conferencia Episcopal de Chile.

Scicluna investigó a los Legionarios de Cristo de México y durante años fue promotor de Justicia de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Ahora preside el Colegio para el Examen de los Recursos sobre los llamados Delitos Graves (como los abusos clericales, según la ley católica) ante ese mismo organismo.

Fuente: Proceso

Comments are closed.