miércoles, septiembre 30

79 crías nacieron en zoológicos de Mérida durante pandemia

0
898

 

Servicios Públicos Municipales de Mérida detalló que 35 animales nacieron en el parque Centenario y 44 ejemplares en el zoológico Animaya.

Lejos de las miradas de los visitantes, Hipoberto y CaliZoo aprovecharon el tiempo del cierre por coronavirus del zoológico Animaya de Mérida, en Yucatán, y tuvieron una cría, que lleva por nombre Moto Moto. La pareja de hipopótamos es una de las tantas en la ciudad que procrearon 79 crías de diferentes especies en la ciudad durante la cuarentena.

José, uno de los custodios del zoológico Animaya de Mérida, lo celebra: Son unos canijitos, no pierden el tiempo y más ahora que nadie los estaba viendo. Por alguna razón no se había logrado lo de la cría, pero ya está y con bien”, dijo.

Historias de amor de hipopótamos famosos puede citarse el caso de Timothy, de San Antonio, Texas, y Fiona, de Cincinnati. Pero Hipo y Cali tuvieron mayor fortuna, ya que no fue necesario hacer un protocolo de amor a distancia, pues desde hace algún tiempo son inquilinos del Animaya.

De acuerdo con reportes de Servicios Públicos Municipales de Mérida, en los dos zoológicos de la ciudad se reportan en los meses recientes 79 nacimientos de diversas especies.

En el parque del Centenario hubo 35 nacimientos: dos venados cola blanca, diez borregos muflones, un gamo blanco, cinco patos pijiji, un venado temazate, dos avestruces, una cebra, un hipopótamo, dos borregos berberiscos, dos guanacos y ocho coatís.

Por otro parte, en Animaya nacieron 44 ejemplares, incluidos seis avestruces, tres ñandús, un búfalo de agua, un gaur, tres muflones europeos, cuatro emús, dos venados cola blanca, dos gamos blancos, un ciervo rojo, cinco guacamayas escarlata, tres loros cuchás, ocho flamencos americanos, una cebra, tres antílopes de cuello negro, un borrego de berberia y por supuesto, un hipopótamo.

Cabe señalar que todas estas especies se encuentran en la NOM-ECOL 059- SEMARNAT, incluidas en alguna categoría de riesgo, según explica la coordinadora del área Técnica de Animaya, la bióloga Claudia Ham Vega.

Moto Moto pesó aproximadamente 15 kilos y debido al comportamiento propio de la especie, Hipoberto fue apartado en uno de los dos estanques para evitar posibles agresiones a la cría.

En tanto, CaliZoo se ha comportado como una excelente madre primeriza, pendiente de su cría en todo momento. El pequeño hipopótamo común o del Nilo (Hippopotamus amphibius), se ve fuerte y aparentemente goza de buena salud.

Pese a vacacionistas, nacen tortugas en Telchac Puerto

Luego de un largo periodo de cierre por la contingencia sanitaria, los turistas comenzaron a llegar a Telchac Puerto, ubicado a una hora de Mérida y aproximadamente a 60 kilómetros de Motul. Las 4×4 tienen espacios para realizar maniobras como entretenimiento, mientras las cuatrimotos y tubulares se desplazan sin mayor respeto por la naturaleza.

Además de la temporada vacacional, también es temporada de desove de tortugas y posterior eclosión de las crías, que se abrirán paso hasta llegar al mar.

La invasión comienza, la gente no para de llegar para ocupar las casas de temporada, entre propietarios y arrendadores. Los habitantes refieren que este año, la llegada de tortugas es mayor que en otros años. Hay preocupación, pues la gente que llega, que invade la playa, que no respeta las normas, no se detiene.

¿Y qué se puede hacer? ¿cómo se combate esta plaga humana que pone en riesgo las zonas que la biología eligió? Entre risas, un par de jóvenes sobre su cuatrimoto todo terreno, pasan y pasan sobre donde podría estar un sitio de anidamiento con decenas de huevos de tortuga de carey y blancas. Una y otra vez. Abajo, en la arena, medio metro tal vez, decenas, cientos de diminutas tortugas comienzan a romper la envoltura del huevo.

El comité náutico acordó llamar al Ejército para cuidar la zona. La soldado Grecia Carrillo, vocera de la 32a. Zona Militar, confirma que se acudió al llamado de la población en auxilio de la protección y vigilancia de la tortuga marina en la localidad de Telchac Puerto, Yucatán.

Desde ahora, los soldados recorren 35 kilómetros del litoral cuatro veces a la semana, detectando unos 300 nidos de tortuga y algunos de tortuga blanca. También se fomentan organizaciones de voluntarios. La guerra sigue.

Para el Centro Mexicano de Derecho Ambiental A.C. y el Centro para la Diversidad Biológica (CEMDA), la Península de Yucatán es afortunada y todavía tiene remedio, pues en la otra península, la de Baja California, la actividad pesquera y el descuido humano han puesto en riesgo de extinción a las tortugas.

Los turistas ya están ahí, en las playas de Yucatán. Poblaciones de 10 mil habitantes reciben hasta 150 mil de población flotante.

Veraneantes que buscan diversión o generar su propio espectáculo. Por fortuna, algunos ya encontraron en el desfile de las tortuguitas que avanzan hacia el mar, un nuevo espectáculo: el de la vida.

Fuente: Milenio

Leave a reply