domingo, septiembre 27

9.5 MDP costará la reparación final del Paso Deprimido

0
748

 

Según estimaciones del Ayuntamiento de Mérida, el proyecto final para la reparación del Paso Deprimido tendrá un costo de 9 millones 550 mil 400 pesos.

De acuerdo con las estimaciones del Ayuntamiento de Mérida, el proyecto final de reparación del distribuidor vial del paso deprimido, ubicado en Prolongación Paseo de Montejo y Circuito Colonias, tendría un costo de 9,550,400 pesos.

Hasta el momento, en la rehabilitación provisional del llamado paso deprimido se han invertido 2,550,400 pesos y se contemplan otros 7,000,000 para la etapa denitiva, sin que hasta el momento se haya informado en qué consiste el proyecto, según datos proporcionados por la Unidad de Transparencia del Ayuntamiento de Mérida.

En opinión de trabajadores que participaron en las obras de reparación del paso deprimido, el cual abrió ayer miércoles al tránsito vehicular, sólo en el carril de Norte a Sur a las 12:45 de la tarde, el monto de la reparación provisional del distribuidor vial tendría un costo de menos de la mitad de lo reportado por el Ayuntamiento de Mérida.

Después de 68 días de permanecer cerrado por las intensas lluvias que ocasionó la tormenta tropical “Cristóbal”, ayer miércoles se abrió al tránsito vehicular el carril de Sur a Norte de Prolongación Paseo Montejo, donde el Ayuntamiento de Mérida habría invertido 2,400,400 en la rehabilitación de la primera etapa del distribuidor vial.

Desde el pasado 14 de julio, por medio de la Plataforma Nacional de Transparencia de Yucatán, se solicitó mediante el ocio 01028120 un informe sobre el diagnóstico realizado al Paso Deprimido o Paso a Desnivel del Paseo de Montejo, inundado por las lluvias que trajo consigo la tormenta tropical “Cristóbal”, en qué consiste el proyecto de recuperación, procesos, tiempos que llevarán a cabo las obras, el nombre de la empresa que
realizaría los trabajos y el informe del monto de los recursos que se usarán para su rehabilitación.

Prórroga

El 16 de julio, Pablo Loria Vázquez, titular de la Unidad de Transparencia del Ayuntamiento de Mérida, solicitó una prórroga para contestar con fundamento en el artículo 132 de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, dada la naturaleza de la problemática en que se encontraba el paso deprimido y en virtud de que aún se encontraban en proceso de concluir con los análisis técnicos y nancieros del proyecto.

El pasado 4 de agosto, la Unidad de Transparencia del Municipio de Mérida respondió con una lista de los costos, de la primera etapa de rehabilitación provisional del distribuidor vial de Prolongación de Montejo, que tendrían un monto de 2,400,400 pesos, donde en los trabajos de retiro de tuberías de PVC y escombros se realizó con un gasto de 60 mil pesos.

En los trabajos de desagües de la supercie de rodamientos, en el primer achique de aguas para retirar tres bombas dañadas de 20 HP, una bomba de 30 HP, así como la operación de cinco pipas de 12 mil litros a cargo de obras públicas, costó 545,400 pesos.

La reparación de dos bombas de 40 HP tuvo un costo de 155 mil pesos y un segundo achique para instalación de bombas 240 mil pesos.

En los trabajos de reinstalación de sistemas de descarga de aguas se detalla el gasto de 180 mil pesos en la compra y suministro de dos bombas de 20 HP; 240 mil pesos en la instalación de nuevas tuberías de PVC hidráulico, 130 mil pesos en la instalación eléctrica y operación provisional de bombas de 40 caballos de fuerza, y 480 mil pesos en el suministro de tableros de control, más 100 mil pesos por la instalación eléctrica denitiva.

En la operación eléctrica exterior y bombas se contemplan 120 mil pesos de la adecuación de transformadores y tableros existentes, 50 mil pesos en el suministro e instalación de tableros de control, 50 mil pesos en el mantenimiento del transformador existente y 50 mil pesos para la limpieza con carcher de los pisos.

En la etapa intermedia, se destinaron 150 mil pesos para estudios hidrológicos de las actuales condiciones del suelo en donde se asienta el distribuidor vial, 90 mil pesos en estudios estructurales y arquitectónicos para una solución denitiva del distribuidor vial.

En el informe se contempla la inversión de 7 millones de pesos para el proyecto de rehabilitación denitiva del distribuidor vial, donde se incluye la licitación del proyecto y el cierre del paso deprimido para la ejecución, sin que se especiquen más detalles.

Aunque en la solicitud de información se pidió el nombre de la empresa que realizaría los trabajos, el documento de la Unidad de Transparencia del Municipio de Mérida no lo incluye en la respuesta, en lugar de la obra se investigó que la empresa encargada de la reparación provisional del paso deprimido fue el Corporativo Eléctrico Industrial Arias, propiedad del ingeniero Julio Arias Briseño, quien se hizo cargo de los trabajos cuando ya tenían más de un 70% de avance por parte de los trabajadores del Departamento de Obras Públicas y Servicios Municipales.

Trabajos de bombeo

De acuerdo con la información de los trabajadores, luego de que el paso deprimido quedó inundado se inició con los trabajos de bombeo de 4 millones de litros cúbicos de agua, con las cuatro bombas sumergibles, dos de 40 HP y dos de 25 HP, ubicadas bajo la supercie de rodamiento y que están encargadas de bombear el agua que se junta en un colector subterráneo.

Sin embargo, una a una las cuatro bombas fueron “tronando” debido a que las mantuvieron funcionando sin descanso y se obstruyeron con madera y basura de la propia construcción, ya que con el paso de la tormenta tropical subió el nivel del manto freático y el paso a desnivel está construido sobre un cenote, haciendo que el bombeo de agua se tornara en un cuento de nunca acabar, lo que hizo que se prolongaran los trabajos más de dos meses.

Luego que se dañaron las bombas por las malas decisiones que se tomaron en la obra, se utilizaron dos bombas de 40 y 25 HP para desaguar el distribuidor vial, donde básicamente los trabajos estuvieron a cargo de los trabajadores del Ayuntamiento, que a pulmón bucearon para desconectar y retirar las cuatro bombas dañadas hasta que llegaron los camiones del Corporativo Eléctrico Industrial Arias para hacerse cargo de los trabajos
finales.

De acuerdo con el testimonio de los empleados municipales, durante las primeras semanas de los trabajos de desazolve, los trabajadores del Ayuntamiento laboraron las 24 horas del día; sin embargo, cuando llegó el personal de la empresa dedicada a la construcción y alta tensión los hicieron a una lado, aunque sí solicitaron su ayuda para reinstalar las bombas, ya que los empleados de la empresa ni los pies se mojaron.

Además de que los trabajos para desaguar el paso deprimido iniciaron el 6 de junio y se prolongaron por malas decisiones, los trabajadores municipales señalaron que el Corporativo Arias sólo montó un circo en el lugar, ya que los camiones que estaban estacionados dentro del paso a desnivel eran para trabajos en lo alto, no de forma subterránea y los costos para el retiro, mantenimiento y colocación de las cuatro bombas no rebasan el millón de pesos.

Parte de los trabajos realizados por la empresa contemplan la instalación de controles externos de las cuatro bombas sumergibles, que se encuentran bajo la supercie de rodamiento; sin embargo, se puede ver a simple vista que los cables que conectan con los controles de apagado sólo están asegurados con cinturones de plástico y sin ninguna protección más robusta.

Hasta el momento se desconoce cuándo se abrirá la circulación en el carril de Sur a Norte de Prolongación de Montejo, ya que los empleados del Ayuntamiento trabajan en la reparación de una fuga en los ductos de una de las cuatro bombas, y será hasta la siguiente semana cuando se terminen los trabajos provisionales de rehabilitación del distribuidor vial.

Como se ha publicado, el paso deprimido fue construido con una inversión de 50 millones de pesos en la administración de la alcaldesa Angélica Araujo Lara, quien promovió la obra con la oposición de vecinos y ciudadanos al proyecto, cuyas protestas se politizaron derivando en una violenta represión ocurrida el 4 de julio del 2011, donde también sería agredido el dos veces alcalde de Mérida, Renán Barrera Concha, entre otros políticos locales.

El pasado 7 de junio el alcalde Barrera Concha y el director de Obras Públicas, David Loría Magdub, realizaron una visita al lugar, donde se informó que, con la ayuda de bombas, personal de Servicios Públicos Municipales se encontraba descargando el agua, sin embargo, la tarea se dicultaba porque gran parte del vital líquido volvía a emerger a causa de la ltración.

También se informó que, desde la primera administración del alcalde Barrera, se observaron fracturas en los cárcamos por el problema de la presión del agua acumulada, por lo que ya se solicitó un diagnóstico a una empresa especializada para una posible solución antes de que concluya el año.

Cabe destacar que durante la inundación del lugar se dio una ocurrente convocatoria en redes sociales para el 13 de junio con el reto de “Nadar en el paso deprimido”, sin embargo no se realizó por el despliegue policiaco en la Glorieta de la Paz.

Fuente: Por Esto

Leave a reply