domingo, agosto 18

Abstencionismo con alto costo al estado

0
200

El abstencionismo registrado en la pasada elección en Quintana Roo demostró proyectos políticos caducos tanto en los partidos como en los gobiernos, los cuales necesitan esforzarse más para demostrar resultados positivos a la ciudadanía.

Lo anterior lo consideró el presidente del Observatorio Legislativo Eduardo Galaviz Ibarra, quien detalló que conforme a los datos oficiales del Instituto Nacional Electoral y del Instituto Electoral de Quintana Roo, Ieqroo, el abstencionismo fue muy costoso para el estado.

Lo anterior se debe a que cada sufragio realizado la jornada electoral de este 2 de junio costó 7 veces más al presupuesto, por la baja participación ciudadana, ya que del padrón electoral en Quintana Roo, únicamente participó el 22 por ciento.

Esta situación significa que de un millón 247 mil 995 electores, participaron sólo 263 mil 5 electores, cifra que ni siquiera representa el 10 por ciento de representación electoral para ningún candidato.

En cuanto a números se refiere, la elección para diputados locales tuvo un costo de 129 millones de pesos de manera directa, así como 65.8 millones que le dieron a partidos políticos y otros 31.7 millones de pesos para las campañas electorales.

En total se destinó 226 millones 500 mil pesos. Es decir, cada voto emitido costó a los quintanarroenses 861 pesos, debido al alto grado de abstencionismo.

Resultados contundentes

El proceso electoral dejó claro que nadie ganó y ni siquiera se acercó a un triunfo político concreto. Por ejemplo, los candidatos de Morena que ganaron en 11 municipios con sus aliados Verde Ecologista y PT, apenas lograron una representación del 8 por ciento del padrón electoral.

Este dato no es menor. El 8 por ciento significa que los nuevos diputados únicamente representan un sector muy pequeño de cada distrito en el que se impusieron por estructura.

Asimismo, casos como el de Gregorio Sánchez Martínez es de los que más llama la atención. Por segunda elección consecutiva, el expresidente municipal de Cancún fue desdeñado por la ciudadanía.

Relacionado siempre con campañas electorales, Sánchez Martínez quedó otra vez exhibido como un personaje político que se niega a dejar de participar a pesar de que no ha logrado acercarse a los números que obtuvo cuando logró ser presidente municipal.

En el mismo tenor está el caso de Juan Ignacio García Zalvidea, quien estuvo detrás del candidato del distrito dos del Movimiento Ciudadano Manuel Prieto. El “Chacho” a pesar de tener carisma, ya no convence a la ciudadanía y su pregonar por partidos políticos, como lo ha hecho Gregorio Sánchez, lo han condenado a estar a punto de un deceso político.

El PAN pierde terreno y credibilidad

En el caso del Partido Acción Nacional, la situación es de preocupación. Al interior del blanquiazul se reconoce que los candidatos colocados para el proceso, además de no ser idóneos, generaron una pérdida de terreno en regiones y zonas que han sido durante años panistas.

En este punto, el caso de Eduardo Pacho Gallegos, Eugenia Solís, Fernando Zelaya y el de Karla Romero salieron a relucir. El exdirigente municipal del PAN apenas sobrepasó los 2 mil votos en un distrito que comúnmente era panista.

En tanto Eugenia Solís y Fernando Zelaya fueron “castigados” por la ciudadanía por su nulo trabajo legislativo, ya que ambos buscaron la reelección y simplemente no obtuvieron nada.

Eugenia Solís fue señalada por actos de corrupción tras poner a su hijo en la lista de apoyos sociales del Congreso del Estado en la actual legislatura; Fernando Zelaya deterioró por completo su imagen con la Ley de Movilidad que fue a modo y a favor de los taxistas y no para beneficio de la ciudadanía.

En tanto, Karla Romero volvió a perder de manera abrumadora, esta vez en una elección local. La comunicadora no es reconocida como política y eso le ha costado a Acción Nacional en demasía.

Movimiento Ciudadano, con las uñas

Otro partido que no obtuvo buenos resultados fue Movimiento Ciudadano. En este organismo se colocaron candidatos que nunca fueron identificados por la ciudadanía y por ello cayó de manera estrepitosa.

En el caso del Distrito 10, José Luis Toledo podría alcanzar un escaño vía plurinominal, sin embargo, cayó al tercer lugar de preferencia electoral y ahora se deberá replantear la estrategia a seguir, debido a que sigue siendo el cuadro más fuerte dentro de MC.

El resto de los candidatos de Movimiento Ciudadano no pudieron ni siquiera competir en ningún momento.

Fuente: PorEsto

Leave a reply