martes, julio 7

“Acababa de dejar a mi hija en su escuela y regresaba a mi casa”

0
108

 

Un acto de ayuda consuela a joven tras un accidente

La joven madre de familia Alba María Rodríguez Carrillo se dirigía de brinco a brinco lentamente al edificio de la Fiscalía General del Estado para denunciar ayer al automovilista que horas antes chocó la motocicleta que manejaba en el fraccionamiento Los Héroes.

Se apoyaba de su esposo, porque tenía el pie y mano izquierdos lesionados y vendados. Su caminar era lento, difícil y doloroso hasta que llegaron a los policías estatales de la Secretaría de Seguridad Pública que vigilan las instalaciones y controlan el tráfico vehicular de la Fiscalía estatal.

El agente Jaime Villanueva salió al paso del matrimonio y les dijo: “necesitan una silla de ruedas”. El esposo preguntó a su mujer y está dijo que sí.

Agentes

El policía estatal ayudó a la lesionada a cobijarse en la sombra de un pequeño árbol y después sacó su radio de comunicación interna y pidió una silla de ruedas a otro de sus compañeros. En unos minutos, el diligente agente estatal llegó con la silla de ruedas. La desplegaron y sentaron a la lesionada, entre los tres, los dos policías y el esposo, la subieron a la escapa, la bajaron y acomodaron en el pavimento para trasladarla a las oficinas del Ministerio Público donde la señora Alba María formalizaría su denuncia contra el conductor de un auto Chevy que no respetó el alto obligatorio de una calle del fraccionamiento Los Héroes, donde vive, y la chocó.

La pareja se mostró sorprendida por la atención y trato de los agentes de la SSP. No habían vivido esta buena experiencia de trato humano y de servicio que, según comentaron, es un poco común.

La mujer llegó a la puerta del Ministerio Público donde están las personas detenidas y entró con todo y silla de ruedas, la cual devolvió después de la larga diligencia ministerial.

El policía Jaime Villanueva no quiso dar su nombre ni comentar esta buena actitud, pero su uniforme negro permitió ver al reportero su nombre bordado en dorado, el color del oro que es muy escaso en estos tiempos.

Choque

La que sí agradeció esta buena acción de los policías de la SSP fue la señora Rodríguez Carrillo. Y agradeció también a Dios porque al momento del accidente iba sola, acababa de dejar en la escuela a su pequeña hija, además, no sufrió fracturas ni lesiones graves.

“Acababa de dejar a mi hija en su escuela y yo regresaba a mi casa, gracias a Dios que no iba conmigo”, señaló la lesionada. “El conductor se voló el alto y me chocó”.

Fue un caso fortuito que vio el reportero en su visita a la Fiscalía, pero sin duda habrá muchas historias más en los pasillos de esta dependencia.

Fuente: Diario de Yucatán.

Leave a reply