jueves, marzo 4

Adultos jóvenes de América Latina tienen más probabilidades de morir por COVID

0
201

 

El Banco Interamericano de Desarrollo realizó un análisis en el que encontró que ese riesgo es más grande que el visto en naciones desarrolladas.

Los adultos jóvenes y de mediana edad en América Latina presentan una mayor probabilidad de morir por el nuevo coronavirus o de desarrollar una enfermedad grave cuando se les compara con el mismo grupo, pero de países más desarrollados, señaló un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El documento apuntó que, por ejemplo, los pacientes infectados con el virus SARS-CoV-2 de ese grupo corren más riesgo de fallecer en México y Colombia que en Estados Unidos y Canadá.

El estudio agregó que de los cinco países en desarrollo con el mayor número de muertos por la pandemia, cuatro están ubicados en América Latina.

“Por ejemplo, de cada 100 muertes por COVID-19 en Colombia, alrededor de 30 fueron personas menores de 60 años, frente a solo 12 de cada 100 en Estados Unidos”, expuso.

¿Cuáles son las posibles razones?

El análisis indicó que el acceso a Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) aparece como uno de los motivos.

“Nuestro análisis sugiere que esto no se debe a que los pacientes jóvenes y de mediana edad en México y en Colombia necesiten menos cuidados intensivos. Al contrario, tienden a desarrollar complicaciones más severas de la enfermedad que las personas de esa misma edad en Canadá y Estados Unidos”, apuntó.

Esto se liga con otro factor observado en el análisis de la institución: la prevalencia de condiciones médicas preexistentes.

Las autoridades sanitarias han remarcado que las personas que presentan padecimientos como diabetes, hipertensión o sufren de enfermedades que debilitan su sistema inmunológico (cáncer, por ejemplo) están en mayor riesgo de presentar complicaciones por el virus SARS-CoV-2.

Finalmente, el estudio del BID analizó las altas tasas de contagio en los países en desarrollo.

“Las variables que otros estudios han vinculado a una propagación más rápida de la enfermedad – como el hacinamiento residencial, el acceso al agua corriente y la informalidad del mercado laboral – también están vinculadas a una mayor proporción de la población que no es de la tercera edad en el total de muertes por COVID-19 de cada ciudad”, indicó.

Fuente: El Financiero

Leave a reply