martes, septiembre 29

Alega Conacyt apoyo a transnacionales… pero son Pymes de México

0
256

En el padrón de beneficiarios del Programa de Estímulos a la Innovaciónse asienta que la mayoría de los recursos fueron a parar a pequeñas, micros y medianas empresas.

De 2009 a 2017, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) destinó el 69 por ciento de los fondos del Programa de Estímulos a la Innovación (PEI) a micros, pequeñas y medianas empresas mexicanas.

Sin embargo, el 16 de enero pasado la directora del Conacyt, María Elena Álvarez-Buylla, aseguró que se habían entregado alrededor de 50 mil millones de pesos en subsidios, beneficios fiscales y otras prebendas a empresas, muchas de ellas transnacionales como IBM, Intel, Bayer o Nissan, y señaló al PEI como uno de los programas que permitían eso.

Lo que no reconoció Álvarez-Buylla es que en el padrón de beneficiarios del PEI se asienta que la mayoría de los recursos fueron a parar a pequeñas, micros y medianas empresas, la mayoría –incluso de las grandes– mexicanas.

Los beneficiados de 2009 a 2017, de acuerdo con un documento de datos abiertos del gobierno federal, fueron cinco mil 969 proyectos, con una bolsa de 24 mil 487 millones 170 mil 121 pesos, de los cuales, siete mil 367 millones 859 mil 625 pesos se destinaron a grandes empresas, y nueve mil 560 millones 756 mil pesos a pequeñas.

También fueron entregados cuatro mil 531 millones 659 mil pesos a las microempresas y tres mil 26 millones 893 mil pesos para las empresas medianas que participaron en el PEI en ocho años.

De todos los proyectos registrados en ese periodo no se alcanza la suma de 50 mil millones, como dijo la directora de Conacyt que se había otorgado a la iniciativa privada.

El padrón de 2009 a 2017 registra mil 780 apoyos para 685 empresas grandes; 685 para 380 medianas, dos mil 182 para 1,344 empresas pequeñas y mil 323 apoyos para 922 empresas micro.

De acuerdo con la página de Conacyt, los fondos PEI tienen el objetivo de incentivar, a nivel nacional, la inversión de las empresas en actividades y proyectos relacionados con la investigación, desarrollo tecnológico e innovación, de tal forma que estos apoyos tengan el mayor impacto posible sobre la competitividad de la economía nacional.

Si bien sí fueron entregados recursos a grandes empresas, los apoyos fueron en promedio por debajo de los cinco millones de pesos por proyecto, y la principal inyección de fondos fue a proyectos de micros y pequeñas firmas nacionales.

También resulta relevante el incremento de los apoyo a las micros y pequeñas empresas, ya que en un principio, en 2009, de los 503 proyectos financiados, 298 eran de grandes empresas y sólo 91 y 43, de pequeñas y micros, respectivamente.

En contraste, para 2017, de los 427 proyectos elegidos, 152 y 185 fueron de micros y pequeñas empresas, principalmente de jóvenes emprendedores, mientras solo 58 de grandes firmas.

Fuente: El Financiero

Comments are closed.