martes, agosto 20

Ambulantes aún sin regular

0
90

Un problema que lejos de disminuir va en aumento

VALLADOLID.— A pesar de la constante inconformidad del sector empresarial, el número de vendedores ambulantes y semifijos en el centro de la ciudad va en aumento.

Incluso algunos parecen pequeños minisúpers, debido a que venden de todo.

Hace varios días, el presidente de la delegación de la Canaco, Alfonso Rivero Flores, informó que se reunió con el alcalde Enrique Ayora Sosa, a quien le recordó los ofrecimientos que hizo al sector privado, entre ellos regular el ambulantaje o el comercio informal en el centro de la ciudad, sobre todo en el parque principal.

Apenas ayer lunes se detectó la presencia de otro vendedor en el parque principal, pero el encargado —quien se negó a identificarse— dijo que su padre “es pionero en el parque desde hace muchos años” y que “por lo general llega ahí a vender por las noches”.

Otros vendedores recurrentes son los foráneos que llegan a ofrecer diversos productos, como el rambután, los cuales se pasean con sus carretillas en los alrededores del parque. De hecho, a veces e instalan a las puertas del templo de San Servacio, obstruyendo parcialmente el paso a los turistas.

Inspectores de Espacios Públicos de la Comuna han llamado la atención a los vendedores de rambután, a quienes les han pedido no ingresar al primer cuadro a vender a sus productos, pero de nada ha servido, pues éstos siguen entrando.

Otro de los problemas que han sido un “dolor de cabeza” para el ayuntamiento en turno son las vendedoras de artesanías que vienen de diferentes comunidades de la región, pues siempre van ofreciendo pequeñas prendas bordadas a los turistas, a quienes incluso acosan en el interior del parque y en el atrio de la iglesia.

Todos los días, en el interior del parque, se puede observar cuando menos a 10 vendedores, algunos con sus carritos, otros con triciclos.

Por la noche aumenta el número con los que venden marquesitas, elotes y demás, quienes ofrecen su mercancía a los paseantes.

Fuente: Diario de Yucatán

Comments are closed.