miércoles, junio 19

Amenazadas las cosechas de mango

0
102

HUNUCMA, Yucatán.- Productores locales de mango manila, uno de los frutos que mantienen una esperanza económica para muchas familias, pasan serios apuros para lograr las cosechas de este año.
“Los productores no tenemos miedo a los gusanos, sino a los humanos, pues de manera constante somos víctimas de robos de motores de riego, cables, guacales y demás, que se ubican en nuestros huertos”, comentó Ricardo Chuc Chay.
El entrevistado, quien tiene su parcela en la colonia Fátima, confirmó que la fumigación de las matas de mango, por parte de dependencias del gobierno, en coordinación con el Ayuntamiento, se suspendió hace tres años.
“No me explico por qué dejaron de fumigar los huertos, si de todas maneras esa labor no la hacían gratis, sino que nos cobraban”, puntualizó Chuc Chay.
El jueves pasado dimos a conocer declaraciones de Ricardo Munguía Rosales, gerente técnico del Comité Estatal de Sanidad Vegetal de Yucatán (Cesvy), órgano auxiliar de la Sagarpa, quien considera que la cosecha de mango en Hunucmá será de apenas un 20 %.

[yalmbannernota]
“Lo anterior –añadió el funcionario–, se debe a la fuerte presencia de la mosca de la fruta, y si los productores no actúan y se organizan, el cultivo efectivamente desaparecerá, lo que afectará la economía de más de 1,400 familias.
Se averiguó que los productores de mango hunucmense, que ha decaído casi en un 40 %, se las ingenian para mantener sus cultivos de la fruta, que ya registra su tercera floración.
De la misma manera, y como su situación económica se los permite, están instalando “trampas” para la mosca de la fruta, en las ramas de los árboles; que ellos mismos fabrican, utilizan envases desechables.
En esas “trampas” se les pone atrayente y Malatión Mil; el primero sirve para atraer a las moscas, y el segundo para exterminarlas. Casi todos los días se checan las “trampas” caseras, lo que les permite también medir el promedio de influencia de la plaga, que tanto daño hace al cultivo de mango manila.
Este año, los productores decidieron fumigar por su cuenta sus quintas, para evitar las gusaneras. Todo dependerá de la acción de cada uno de ellos; el problema es que algunos fumigan y otros no, lo que evita un combate parejo de la mosca de la fruta.
Uno de los productores en la colonia San Eduardo, sita al oriente de la ciudad, informó que esta es la tercera floración de mango. Comentó que la primera cayó, por efecto de las mismas lluvias, que traen los frentes fríos.
“La segunda –añadió– corresponde a los frutos que están colgados en las matas, que ya registran considerable tamaño; y la tercera es la que está brillando en las copas de los árboles, y que presume mayor cantidad de la fruta”, concluyó.

Comments are closed.