miércoles, octubre 16

AMLO: viejo priista del sur del país

0
2064

AMLO: viejo priista del sur del país
Por Leo Zuckermann

López Obrador ve al país desde una perspectiva de los años setenta del siglo pasado. Para él, el país sigue cerrado mirándose el ombligo

Se cumple un año de las elecciones donde Andrés Manuel López Obrador arrasó. Se cumple un año en que prácticamente comenzó a gobernar (desde el primero de julio de 2018 hasta el primero de diciembre en que formalmente tomó posesión como Presidente, el gobierno de Enrique Peña Nieto se borró y dejó que López Obrador tomara las decisiones relevantes para el país, como la cancelación del nuevo aeropuerto en Texcoco).

Muchas cosas han pasado en estos doce meses, para bien y para mal. Yo quisiera subrayar el asunto de quién resultó ser, a final de cuentas, Andrés Manuel López Obrador como Presidente.

Mucho se dijo –y se sigue diciendo– que, de ganar, López Obrador se convertiría en una especie de Hugo Chávez mexicano. Otros lo comparaban con el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, con el argentino Néstor Kirchner o con su esposa Cristina. En lo personal, nunca me gustaron estas comparaciones internacionales. AMLO era AMLO y tenía un estilo muy particular de ejercer el poder que había demostrado a lo largo de su carrera política, particularmente como jefe de gobierno del Distrito Federal.

En mis conferencias previas a la elección de julio, yo lo definía como un viejo priista del sur del país.

¿Por qué viejo?

No por su edad, sino por sus ideas. López Obrador ve al país desde una perspectiva de los años setenta del siglo pasado. Ni entiende ni quiere entender la globalización y la creciente apertura que ha tenido México con el mundo. Para él, el país sigue cerrado mirándose el ombligo.

En términos económicos, sus grandes proyectos están relacionados con una economía de materias primas (petróleo, gas, combustibles, electricidad, carbón y maíz) que deben producirse en grandes cantidades por empresas del Estado o a precios subsidiados.

Ni comprende ni le interesan los enormes cambios tecnológicos de la economía mundial: la inteligencia artificial, la robotización o el comercio electrónico.

En este sentido, no sorprende que diga que su modelo económico es el desarrollo estabilizador. Afirmar eso, en pleno siglo XXI con las colosales transformaciones que están ocurriendo en materia económica, es pensar como viejo. En lugar de estar viendo al presente o al futuro, suspira por el pasado. Trenes en lugares de aeropuertos. Automóviles de gasolina en lugar de eléctricos. Generación de electricidad a partir de carbón en lugar de eólica o solar. Autosuficiencia de granos subsidiados por el Estado en lugar de superávit comercial agropecuario a partir de la exportación de hortalizas.

¿Por qué priista?

La verdadera ideología de López Obrador es el nacionalismo revolucionario del Revolucionario Institucional. Por un lado, la reafirmación de la nación mexicana que rechaza su raíz española y ensalza la indígena. El orgullo de un pueblo que viene forjando una identidad propia a lo largo de su historia. La vieja fórmula priista de vincular los tres grandes episodios de México como parte de un mismo proceso histórico –la Independencia, la Reforma y la Revolución– con un solo objetivo: formar la identidad nacional. Por el otro, los postulados revolucionarios de la justicia social: tierras y subsidios para los campesinos, derechos laborales y salarios dignos para los trabajadores, apoyos gubernamentales a las poblaciones más vulnerables. Para lograrlos, la necesidad de un Estado poderoso que represente los intereses de las mayorías en contra de los “aviesos” intereses de las minorías.

Pero, como buen priista, López Obrador también es un pragmático. Esto es lo que diferenció al PRI de otros partidos que duraron menos en el poder. Siempre supo adaptarse a las nuevas circunstancias. Si había que correrse hacia la izquierda, así lo hacían. Si tocaba moverse hacia la derecha, hacia allá iban.

A lo largo de este año, el Presidente también ha demostrado que hay temas en los que es mejor guardar la ideología en un cajón y comportarse de manera pragmática, tal y como lo hacían los priistas en el pasado.

¿Por qué del sur del país?

Pues porque es de Tabasco y ahí aprendió a hacer política dentro del PRI. En este partido, como en Morena hoy en día, cabían de todo: de derecha, de izquierda, ideológicos, pragmáticos, de todas las regiones, nacionalistas, cosmopolitas, tecnócratas, etcétera. Pero los priistas del sur siempre fueron más caciquiles. Les gustaba concentrar el gobierno en su persona. Concebían el poder más como una relación directa del líder con el pueblo. Nada de soltar el balón al equipo de trabajo. Mucho menos aceptar contra pesos. Es la manera como está ejerciendo el poder López Obrador como Presidente de México.

 

Fuente: Excelsior.

Leave a reply