martes, septiembre 29

Apple ahora trabaja sus secretos desde un lugar nuevo: el ‘home office’

0
175

Con su campus central de más de 700 mil metros cuadrados en Cupertino, California, y varias docenas de oficinas más en el resto del mundo, Apple no fue diseñada como una empresa para hacer ‘home office’. Todo eso cambió hace aproximadamente tres semanas por la pandemia de coronavirus.

A principios de marzo, Apple cerró muchas secciones de su Apple Park y sus campus más antiguos de Infinite Loop cuando funcionarios de San Francisco establecieron órdenes de quedarse en casa. Luego, la compañía les dijo a los empleados que se necesitaba una aprobación especial para obtener acceso a una oficina, pero que las tarjetas de identificación seguían siendo funcionales.

El cambio a la cultura del ‘home office’ ha sido un desafío para una empresa que está centrada en el hardware y mantener sus avances en secreto. En el pasado, Apple ha hecho todo lo posible para mantener sus nuevos productos protegidos del público hasta que la compañía esté lista para presentarlos. Los empleados trabajan detrás de puertas seguras con ventanas oscurecidas, bloquean productos en gabinetes y se les prohíbe discutir sus tareas incluso con sus cónyuges. Ahora, trabajando desde casa, a algunos les resulta difícil adaptarse y ha habido pequeños contratiempos en el desarrollo de hardware, según trabajadores de Apple que pidieron no ser identificados.

La mayoría de los productos de hardware de Apple son diseñados en Apple Park o en edificios circundantes en Cupertino y Sunnyvale, California. Para algunos trabajos que requieren desarrollo práctico, algunos ingenieros de hardware en Silicon Valley pueden ingresar a la oficina, dijeron las personas.

Apple también tiene ingenieros de hardware en San Diego, California, y en puntos de expansión del coronavirus como Italia, Alemania y Asia. Pero las restricciones de la compañía en esas regiones son mucho más fuertes. Apple ha extendido su política de trabajo remoto hasta al menos el 5 de abril, dependiendo de la ubicación de la oficina.

En un aviso al personal, Apple dijo que “ya sea que trabajen en casa o en la oficina, siempre es fundamental mantener el trabajo de forma confidencial. Mientras trabajan de forma remota, tengan el mismo cuidado y siempre guarden de forma segura artículos y documentos confidenciales cuando no los estén utilizando”.

Aun así, Apple no ha detenido sus esfuerzos para construir dispositivos futuros. La compañía está trabajando en nuevas versiones del altavoz HomePod, el decodificador de Apple TV, MacBook Pro, iPads económicos, Apple Watch y una iMac para principios de este año.

La próxima gama de iPhone emblemáticos apunta a su lanzamiento en su evento clásico de otoño, informó recientemente Bloomberg News.

Se espera que el Área de la Bahía de San Francisco imponga una orden de permanencia en el hogar hasta el 1 de mayo, lo que significa que estas restricciones pueden estar vigentes durante al menos otro mes, un periodo clave pues determinará si Apple terminará los productos para más adelante este año y el próximo.

“Apple ha alcanzado el equilibrio entre reconocer que gran parte del mundo funciona con sus productos y que necesitan mantenerlos funcionando y avanzando, y están equilibrando eso con la seguridad de los empleados”, dijo Gene Munster, un antiguo analista de Apple y cofundador de Loup Ventures. “Nos recuerdan con estos pequeños productos que anunciaron recientemente que seguirán trabajando”.

A principios de marzo, en contraste con sus prácticas normales, Apple comenzó a permitir que los ingenieros se llevaran a casa las primeras versiones de futuros dispositivos para continuar trabajando durante el periodo de cuarentena. Anteriormente, la compañía permitía que empleados seleccionados se llevaran a casa dispositivos casi para salir al mercado como iPhones para pruebas reales.

Por lo general, Apple es una empresa basada en reuniones en persona. Los diseñadores, por ejemplo, se reúnen alrededor de mesas de cocina para imaginar productos futuros. Los expertos en hardware diseñan y prueban dispositivos juntos, cosas que simplemente son más difíciles o imposibles en internet.

Llevar a casa un producto futuro requiere la luz verde del vicepresidente del subgrupo encargado. Esa lista de personal con dispositivos futuros en sus hogares también a veces es revisada por los vicepresidentes senior de Apple, el equipo de gestión dirigido por el CEO, Tim Cook.

Como parte de la orden de hacer ‘home office’, Apple ha decidido qué empleados pueden llevar a casa futuras versiones de software, incluida la próxima versión de iOS, el sistema operativo del iPhone y el iPad. Al igual que con el hardware, los empleados que trabajan en software inédito, como el próximo iOS 14, requieren la aprobación de los niveles más altos de la organización, dijeron las personas consultadas.

Algunos ingenieros de software de Apple se han quejado en privado de las dificultades de trabajar desde casa, incluidas las distracciones y la preocupación por la crisis de salud en curso. Pero los lanzamientos de software de Apple para finales de este año están actualmente en camino y la compañía dijo que anunciará las nuevas versiones en junio en una sesión en línea de su conferencia anual de desarrolladores.

Las reuniones continuaron por teléfono y videoconferencia. Apple requiere que los empleados se comuniquen a través de su propio servicio FaceTime, la aplicación de Slack Technologies, Jabber de Cisco, o WebEx para mantener en secreto su labor. Para compartir archivos, Apple limita el trabajo a su conjunto de aplicaciones de productividad, las herramientas Quip y Box de Salesforce.com.

Apple también envió a los empleados consejos sobre configuraciones de trabajo ergonómico, ofreció reembolsar al personal por la compra de escritorios y monitores de computadora, y ha publicado respuestas a las preocupaciones de los trabajadores sobre el COVID-19.

Apple cerró todas 458 de sus tiendas fuera de China continental, Taiwán y Hong Kong a principios de este mes, y la compañía celebra reuniones con empleados de la tienda, conocidas como ‘Descargas diarias’, de forma virtual y de manera menos regular.

Deirdre O’Brien, vicepresidenta senior de personas y minoristas de Apple, también ha estado enviando a los empleados mensajes grabados desde su casa. La semana pasada, les dijo que algunos trabajadores y sus familiares estaban enfermos con COVID-19. También reiteró que las tiendas volverían a abrir caso por caso, dependiendo de las condiciones locales, posiblemente tan pronto como la primera quincena de abril.

Para aligerar el estado de ánimo en un periodo traumático, Apple comenzó un concurso para que los empleados compartan fotos de su trabajo desde casa. La última directriz dice: “Si estás trabajando en algo confidencial, mantenlo fuera del alcance”.

Fuente: El Financiero

Leave a reply