domingo, diciembre 15

Aumentan los ataques de serpientes en Yucatán

0
270

A la fecha se ha incrementado un 78% con relación al año pasado

Las mordeduras de serpiente en Yucatán presentan a la fecha un incremento de 78 por ciento con respecto a 2018, pasando de 41 a 73 casos hasta el 7 de septiembre, indican cifras de la Secretaría de Salud.

De acuerdo con especialistas, los ataques de estos reptiles incrementan conforme avanza la temporada de lluvias, ya que a finales de julio apenas se habían registrado 40 casos.

“Las serpientes más comunes que se encuentran en las zonas urbanas son las ciegas, las boas y las ratoneras”, indicó Julián Escalante, responsable del grupo para el conocimiento y la protección de los anfibios y reptiles “Yuumil Kaan”.

Destacó que Yucatán se encuentra entre los estados con menores incidentes vinculados a estos reptiles, en comparación con los del norte del país que pueden llegar a registrar hasta 150 mordeduras por mes.

El cambio climático, la deforestación, así como la transportación de frutas y verduras del campo a la ciudad, puede ocasionar la migración no solo de serpientes sino de otro tipo de fauna peligrosa como arañas y alacranes.

Para la atención de los ataques de estos animales a humanos, el Estado cuenta con la Red de Atención de Intoxicación por Mordeduras de la Secretaría de Salud. Esta red la conforma los hospitales “Agustín O’Horán” de Mérida, San Carlos de Tizimín y el Hospital General de Valladolid; los centros de atención de Peto, Tekax, Teabo, Ticul, Kantunil, Umán y Progreso también forman parte.

Estas unidades cuentan con faboterapia, que consiste la aplicación de medicamentos para neutralizar las toxinas ponzoñosas sin efectos secundarios.

Entre las recomendaciones de las autoridades de salud para evitar y prevenir los ataques de serpientes se encuentran mantener el hogar aseado y limpio de maleza cerca de vivienda, revisar y sacudir cada zapato antes de ponérselo, separar las camas de la pared, usar telas mosquiteras en época de calor, no caminar descalzo en la casa o fuera de ella además de evitar realizar trabajos de jardinería o de construcción sin guantes protectores.

En caso de ser atacado se le deben ser retirados pulseras, anillos, zapatos y cualquier accesorio que pueda comprimir la zona del ataque, se debe inmovilizar el miembro afectado con el fin de evitar que la ponzoña o veneno alcance torrentes sanguíneos y dirigirse de inmediato al centro de salud cercano.

Fuente: Novedades de Yucatán

Leave a reply