jueves, agosto 6

Aumentan los casos de depresión en mujeres en el Estado

0
74

 

En promedio, reportan mil 500 casos de yucatecas por año; el triple que de hombres

La depresión en las yucatecas ha incrementado considerablemente en los últimos años, llegando a presentarse en promedio mil 500 casos por año. La cifra triplica a la que se presenta en hombres.

Reportes del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) indican que en 2018 la tasa de depresión en mujeres fue de 133.61 casos por cada cien mil féminas, con mil 495 diagnosticadas.

En 2017 la tasa fue la más alta de los últimos seis años, con 159.25 casos por cada cien mil, lo que representó mil 756 personas con el trastorno.

Este 2020, hasta el 18 de enero se tiene el registro de 25 mujeres diagnosticadas con depresión, es decir, más de una por día.

La depresión es una de las principales causas de problemas de salud y discapacidad en el mundo y, de acuerdo con estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 300 millones de personas a nivel mundial viven con esta enfermedad mental.

Adrián Novelo del Valle, psicoterapeuta de la Clínica Psiquiatría Integral (ubicada en Altabrisa), señaló que la depresión puede dañar las relaciones e interferir en las actividades laborales, escolares y familiares.

No obstante, advirtió, la depresión más grave se puede superar con un tratamiento adecuado.

“La depresión en las mujeres aumenta el riesgo de otras enfermedades no transmisibles, como la diabetes y enfermedades cardiovasculares. Además, los casos severos pueden llevar al suicidio, tanto así que a nivel global este trastorno es la segunda causa de muerte de personas de entre 15 y 29 años”, apuntó.

Agregó que ocasionalmente todas las personas se sienten melancólicas o tristes, pero estos sentimientos por lo general son pasajeros. Sin embargo, cuando una persona tiene un trastorno depresivo, éste interfiere con la vida diaria y el empeño normal.

“No existe una causa única conocida de la depresión, sin embargo, esta parece ser el resultado de una combinación de factores genéticos, bioquímicos y psicológicos. Todo esto se manifiesta por medio de algunos signos característicos, como pueden ser sentimientos de tristeza, ansiedad, desesperanza, fatiga y falta de energía así como autoestima baja”, indicó el psiquiatra egresado de la UNAM.

Estos síntomas pueden derivar en dolores persistentes (digestivos o de cabeza), trastornos del sueño –como insomnio o dormir muchas horas seguidas–, dificultad para concentrarse, pérdida de interés en la realización de actividades, pérdida de apetito y finalmente, ideas suicidas o intento de suicidio.

“Ante la presencia de los signos descritos, la persona o la familia de esta, deberá buscar ayuda profesional a la brevedad posible”, concluyó el Dr. Novelo.

Fuente: Novedades Yucatán.

Leave a reply