lunes, noviembre 18

Avanza construcción de buques

0
2326

El gobierno federal trabaja a marchas forzadas para tener listos los cuatro buques de la Secretaría de Marina que se encargarán de recolectar el sargazo en el mar y con ello terminar con los recales en las costas de Quintana Roo.

De acuerdo con la Secretaría de Marina, Semar, el primer barco estará listo en las tres primeras semanas del mes de octubre, conforme a lo previsto por el gobierno federal para la atención del problema en el Caribe mexicano y Golfo de México.

La inversión para los cuatro barcos es de 30 millones de pesos y corre a cargo de la Secretaría de Marina, ya que los buques son ensamblados en el Astillero número 3 de la Secretaría de Marina, ubicado en el puerto veracruzano de Coatzacoalcos y a cargo de la Dirección General de Construcciones Navales de la Semar.

De acuerdo con la dependencia, la primera embarcación estaría lista en octubre próximo y el resto en los tres meses posteriores, para después ser enviados a las costas de Quintana Roo, una de las zonas más afectadas por la macroalga.

Cada buque será tripulado por cuatro marinos y podrá extraer hasta 80 toneladas diarias de esta alga, para un total de 320 entre los cuatro.

La construcción de los cuatro buques está a cargo de 24 elementos bajo la Dirección General de Construcciones Navales de la Semar y su equipamiento consta de una grúa de cinco toneladas, tres bandas transportadoras para sargazo, un sistema de recolección de sacos de 600 kilogramos cada uno y un sistema de lavado para evitar posible contaminación donde se depositará el sargazo.

La dependencia militar también detalló que actualmente la primera nave registra avance de 80% en su construcción y las otras tres de 40%, en tanto que cada buque recolector navegará a una profundidad de 40 a 80 centímetros, dependiendo del peso de la carga.

Se espera que tengan hasta cuatro recorridos por día, con una duración de dos horas cada uno y con capacidad de recoger 20 toneladas por viaje.

Asimismo la Semar volvió a señalar que el sargazo no presenta lixiviados agresivos o dañinos para el medio ambiente terrestre, según las autoridades mexicanas, sin embargo, su excesiva presencia provoca el daño de ecosistemas y pone en peligro a cientos de especies.

Las pruebas que se efectuaron por parte del personal de la Marina para medir la contaminación fueron en aguas costeras y en aguas oceánicas, dando en ambos casos resultados satisfactorios.

Además, se mantiene una fase de prueba de boyas de deriva, un instrumento oceanográfico que ayuda a “ubicar e identificar la trayectoria de las agregaciones de sargazo”.

“Estas boyas cuentan con telemetría inteligente, lo que permite enviar su posición geográfica vía satélite gracias a sus componentes resistentes y fotoceldas, las cuales mantienen alimentado este instrumento con autonomía sustentable durante varios meses”, explicó la Semar en un comunicado.

El sargazo es un alga que se origina en el Mar de los Sargazos, en el océano Atlántico, entre las costas de Estados Unidos y Europa.

Desde hace más de un lustro se desprendió una gran porción de éste y se ubicó entre las costas de África y Brasil, desde donde las corrientes marinas lo trasladan hacia el Caribe.

En los últimos años las costas mexicanas se han visto especialmente afectadas por esta alga que amenaza el paradisíaco color turquesa del mar.

En términos económicos, hace algunos meses se reveló que los hoteles de Quintana Roo gastaron el año pasado alrededor de un millón de pesos (unos USD 52,089) al mes para retirar el sargazo de las playas.

Fuente: PorEsto

Leave a reply