sábado, mayo 25

Beneficiados, 15 multimillonarios mediante condonaciones fiscales

0
39

Durante sus primeros años de gestión tanto en la administración de Felipe Calderón como en la de Enrique Peña Nieto, los diputados aprobaron amnistías fiscales que beneficiaron a varios mexicanos que suelen aparecer en la lista de Forbes. Gracias a la benevolencia de los legisladores, empresas como ICA, Grupo Carso, Pinfra, Grupo Modelo, Simec, Soriana, Volkswagen y BMW, o bancos como Banorte e Interacciones, Banamex, HSBC y Santander dejaron de pagar más de 80 mil millones de pesos que debían al SAT, sólo en el primer año de la administración peñanietista.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) perdonó adeudos fiscales millonarios a algunas de las empresas más poderosas del país, que incluyen corporaciones vinculadas a ocho integrantes de la exclusiva lista de multimillonarios de la revista Forbes.

Ellos son el magnate Carlos Slim Helú, Ricardo Salinas Pliego, María Asunción Aramburuzabala, la familia Hank, Rufino Vigil González, Emilio Azcárraga Jean, Roberto Hernández Ramírez y David Peñaloza Alanís, quienes aparecieron entre los 2 mil 153 personajes que detentan más de mil millones de dólares en 2019. Sus fortunas suman en conjunto 88 mil 400 millones de dólares.

Y el SAT perdonó créditos fiscales a las empresas de esos personajes por mil 458 millones de pesos entre 2015 y 2018, de acuerdo con los más de 320 mil registros de condonaciones y cancelaciones de créditos fiscales otorgados entre 2015 y 2018, que consultó Proceso mediante el Portal de Obligaciones de Transparencia.

Entre los beneficiarios destacan algunas de las firmas más importantes del país o de las contratistas más favorecidas por el gobierno de Peña Nieto, entre ellas ICA, Grupo Carso, Pinfra, Grupo Modelo, Simec, Soriana, Volkswagen y BMW, o bancos como Banorte e Interacciones, Banamex, HSBC y Santander, con montos que van de sumas pequeñas a miles de millones de pesos.

Lo anterior es solamente la parte visible de un desfalco al erario mucho más amplio, añejo y opaco: las grandes empresas mexicanas se beneficiaron del programa de amnistía fiscal llamado “Ponte al corriente” lanzado por los legisladores en el arranque del gobierno de Peña Nieto en 2013.

En esa ocasión, tan sólo 36 compañías dejaron de pagar más de 80 mil millones de pesos que debían al SAT, mientras 41 mil 363 más quedaron exentas de pagar otros 80 mil millones de pesos.

Fuente: Proceso

Comments are closed.