viernes, marzo 5

Biden busca una compañera de fórmula para noviembre

0
1121

 

El ex vicepresidente demócrata de Estados Unidos propone una lista con más de 10 opciones; asegura que Obama le recomendó elegir a alguien que “tenga fortalezas” donde él tiene “debilidades”

Las elecciones son en noviembre, pero Joe Biden ya hasta configura un equipo de transición. Aseguró que es una medida sólo en caso de que gane las elecciones para presidente de Estados Unidos (EU).

Enfrente tiene al mandatario y también aspirante, en este caso, a renovar el mandato, Donald Trump.

Biden, el ya único aspirante a candidato presidencial demócrata, ha prometido escoger a una mujer que lo acompañe en la fórmula que enfrentará a Trump en las elecciones para definir al comandante en jefe de la Unión Americana.

Luego de que Bernie Sanders abandonara la carrera por la candidatura el 8 de abril, los focos están puestos en la elección de Biden para el puesto que él ocupó durante ocho años durante la administración de Barack Obama.

Pero también hay mujeres que han sido aspirantes a la vicepresidencia de un importante partido político estadounidense en dos ocasiones anteriores.

McCain así lo hizo

Como candidato republicano a la Casa Blanca, John McCain eligió a la entonces gobernadora del Estado de Alaska, Sarah Palin, como su compañera de fórmula en 2008. El demócrata Walter Mondale seleccionó a la congresista de Nueva York, Geraldine Ferraro, en 1984.

Tanto McCain como Mondale perdieron la elección general.

Biden ha insistido en que comenzará la búsqueda de una candidata a la vicepresidencia antes del fin del mes y ya propuso una lista con más de 10 nombres.

Aseguró que le pidió consejo al ex presidente Barack Obama, quien le dijo que se enfocara en alguien que “tenga fortalezas” donde él tuviera “debilidades”.

Algunos de los nombres que han surgido para el nombramiento de eventual vicepresidenta de Biden son la senadora Kamala Harris, la legisladora Elizabeth Warren y la gobernadora del Estado de Michigan, Gretchen Whitmer.

Analistas coinciden en que lo mejor sería alguien joven, para obtener el respaldo de ese sector que es el que menos lo apoya.

SUENAN PARA NÚMERO 2

Kamala Harris

Kamala Harris, senadora de California, fue considerada una de las principales precandidatas a la nominación presidencial demócrata, pero se retiró en diciembre tras no lograr despuntar entre tantos aspirantes demócratas.

La ex fiscal general de California, de 55 años, ahora se considera una de las principales candidatas para ser la opción de Joe Biden.

Harris, de ascendencia jamaicana e india, respaldó a Biden en lugar de Bernie Sanders en la elección interna y fue cercana a su difunto hijo Beau, el ex fiscal general de Delaware quien murió en 2015.

Tener una mujer de color en la boleta podría ser clave para consolidar el apoyo de los afroestadounidenses, un bloque de votación demócrata clave, en las elecciones de noviembre.

Elizabeth Warren

La senadora por Massachusetts, Elisabeth Warren, retiró su aspiración por la candidatura demócrata a principios de marzo, pero desde entonces se ha negado a apoyar a Biden o al ex precandidato, Bernie Sanders.

La abogada progresista de 70 años podría ser la opción moderada de Biden en una apuesta por atraer a los partidarios izquierdistas de Sanders en los comicios de noviembre.

Amy Klobuchar

Senadora por Minnesota, Amy Klobuchar también lanzó su precandidatura por la nominación demócrata, pero se retiró a principios de marzo después de no registrar cifras de dos dígitos en las encuestas nacionales.

De 59 años, Klobuchar es una centrista como Biden que podría mejorar las perspectivas del candidato en los estados del Medio Oeste, lo que podría ser resultar crucial en las urnas.

Stacey Abrams

De 46 años y ex miembro de la Cámara de Representantes de Georgia, Stacey Abrams perdió por poco un intento en 2016 para convertirse en la primera mujer gobernadora de color de un Estado de la Unión Americana.

A pesar de su falta de experiencia a nivel nacional, la carismática política afroestadounidense podría ser una opción popular entre los votantes de color.

Gretchen Whitmer

La gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, respaldó a Biden antes de las primarias demócratas del Estado, una medida que se consideró crítica para su victoria ante Sanders.

Michigan es uno de los estados que Biden tendrá que ganar en noviembre para derrotar a Donald Trump y tener a la popular Whitmer, de 48 años, como su vicepresidenta podría aumentar sus posibilidades.

HISPANA EN LA BOLETA

Si Joe Biden está buscando colocar una mujer hispana en la boleta electoral de noviembre, dos posibles candidatas son Michelle Lynn Lujan Grisham (izquierda), de 60 años, la primera mujer gobernadora de Nuevo México, o Catherine Cortez Masto, de 56 años, ex fiscal general del Estado de Nevada, quien fue elegida para el Senado estadounidense en 2016.

OTRAS APUESTAS

Otros nombres también han aparecido en las apuestas, incluido el de la representante de Florida, Val Demings, de 63 años, quien se desempeñó como gerente del juicio político de la Cámara durante el juicio al Senado de Trump.

Tammy Duckworth, de 52 años, una expiloto de helicóptero del Ejército de Estados Unidos y veterana de combate que es senadora de Illinois, también ha sonado para compañera de fórmula de Joe Biden.

La senadora de 58 años del Estado de Wisconsin, Tammy Baldwin, es otra de las apuestas contempladas con potencial para eventual vicepresidenta con Biden como mandatario.

El presidente prefería a Bernie
Apenas Bernie Sanders anunció su declinación a la campaña presidencial, el equipo de Donald Trump emitió un comunicado en el que aseguró que el presidente de Estados Unidos, quien en noviembre buscará la reelección, “destruirá” a Joe Biden.

“El Presidente Trump sigue perturbando a Washington DC, mientras que Biden representa el viejo y cansado camino, y sigue mimando al régimen comunista de China. Las elites demócratas corrieron a un lado a Bernie Sanders por segunda vez, dejando a muchos de sus partidarios buscando un nuevo hogar”, agregó.

Tras el anuncio de Sanders, Trump pidió a los simpatizantes del senador su respaldo en noviembre, debido a sus ideas afines en cuanto al “comercio”.

En las elecciones presidenciales de 2016, 12% de quienes apoyaron a Sanders en las primarias demócratas, en las que compitió contra la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, votaron por Trump, según datos de 2017 del Estudio Cooperativo del Congreso sobre Elecciones.

– Brad Parscale, director de campaña de Donald Trump.

Todas dicen estar enfocadas en la emergencia sanitaria
La senadora Elizabeth Warren declaró que aceptaría acompañar a Joe Biden en la fórmula si se lo piden. Stacey Abrams, ex lideresa de la Cámara de Representantes de Georgia, dijo que sería “una excelente compañera de fórmula” y que su condición de afroestadounidense podría motivar a “comunidades normalmente ignoradas”.

Kamala Harris ha hablado insistentemente sobre la cantidad de afroestadounidenses afectados por el coronavirus.

La senadora Amy Klobuchar ha tratado de demostrar que es una buena jugadora de equipo desde que abandonó sus aspiraciones presidenciales y apoyó a Biden antes del supermartes del 3 de marzo, ayudándolo a ganar su Estado, Minnesota. Lo ha acompañado en actos y promueve intensamente su candidatura.

Lanzó un plan para responder al COVID-19 en las zonas rurales, donde todavía no se ha hecho sentir con fuerza. En esas regiones hay muchos ancianos vulnerables y sistemas de salud que no están demasiado equipados para hacer frente a la pandemia.

Factor pandemia en la contienda interna

Mientras Kamala Harris recauda fondos para para Joe Biden y se queja de la cantidad desproporcionada de afroestadounidenses infectados con COVID-19, Amy Klobuchar elogia al ex vicepresidente en televisión al tiempo que lanza un plan para combatir el virus. Gretchen Whitmer se presenta en un programa televisivo para pedir ayuda para hacer frente a la pandemia, luciendo una camiseta con un dardo para Donald Trump, el contrincante a vencer en noviembre.

Mientras Biden, quien tiene prácticamente asegurada la candidatura demócrata a la Presidencia, inicia el proceso de selección de un compañero o compañera de fórmula, la respuesta a la pandemia parece ser parte del proceso. Biden ha dicho que quiere una mujer como candidata a la vicepresidencia y las principales aspirantes tratan de mostrar sus condiciones de lideresas enfocándose en el virus.

Eso es más fácil para unas que para otras. El virus ha hecho pasar a segundo plano la política. Casi no hay actos en los que los aspirantes a la vicepresidencia puedan mostrarse. Y los y las gobernadoras con ambiciones tienen ventaja sobre los demás ya que pueden exhibir su capacidad de manejar una crisis.

“Todo cambió y esta vez se busca un ‘número dos’ que genere confianza en que puede manejar una pandemia”, afirmó Adrienne Elrod, estratega demócrata que asesoró a Hillary Clinton en la campaña presidencial de 2016. “Si puedes demostrar que te manejas bien, resultas una opción más atractiva”.

Warren aceptaría; los demócratas aún debaten

La senadora por Massachusetts, Elizabeth Warren, quien hasta hace unos meses era precandidata a la Presidencia de Estados Unidos, aseguró que si Joe Biden la invitara como compañera de fórmula con cargo de vicepresidenta ella aceptaría.

El movimiento de izquierda dentro del Partido Demócrata, que estaba representado por Bernie Sanders, pero del cual también forma parte Warren, ahora busca colocar a una persona para la dupla por la Presidencia, aunque dentro del grupo existen diferencias que podrían afectar la propuesta.

Grupos como Roots Action, que respaldaron a Sanders en su camino por la candidatura, se preparan para hacer una propuesta que equilibre las decisiones que tienden al conservadurismo de Biden y que criticó Sanders durante la campaña.

Aunque en un principio Sanders y Warren parecían unidos, la campaña de Warren quiso despegarse de la del candidato, por lo que ahora no hay una decisión conjunta sobre quién podría ser la mejor opción para la vicepresidencia.

La gobernadora que le responde a Trump

Simpatizantes de Joe Biden creen que la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, copresidenta de su campaña en un Estado clave y que no es tan conocida, trata de ser vista como una aspirante seria a vicepresidenta.

Para ello, antes que nada debe manejarse bien con la pandemia en su Entidad y también ganar proyección nacional. Ha respondido con firmeza a críticas de Donald Trump, cuyo liderazgo en medio de la pandemia ella cuestionó.

Fuente: El Informador.

Leave a reply