Bloqueos y Venezuela: a los amigos, todo

0
10

Razones
JORGE FERNÁNDEZ MENÉNDEZ

Dos decisiones de aparente neutralidad muestran el talante que prima en esta administración más que cualquier declaración grandilocuente: el rechazo a cualquier intento a restablecer el Estado de derecho por el bloqueo de los ferrocarriles en Michoacán (que afecta a todo el centro del país) y el reconocimiento a la legitimidad de Nicolás Maduro en Venezuela, rechazado por casi todas las democracias occidentales.

El bloqueo a las vías férreas que parten del puerto de Lázaro Cárdenas es criminal y provoca pérdidas millonarias. Ayer estaban paralizados cerca de 900 contenedores que no podían salir del puerto, una cantidad innumerable no podía entrar y eso provocaba que productores agrícolas tuvieran pérdidas enormes por productos que, simplemente, se estaban pudriendo bajo el sol, que cadenas de producción completas (sobre todo en Guadalajara, Guanajuato, Querétaro, Aguascalientes) se frenaran por falta de componentes, que empresas comerciales vieran cómo sus productos no podían llegar a sus consumidores. Las pérdidas suman miles de millones de pesos.

Y todo porque la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación reclama pagos y bonos para maestros que fueron en su momento desplazados. No ha habido un gesto para los productores afectados y al gobierno de Michoacán le han ofrecido un préstamo para pagar con él salarios caídos. La respuesta de la CNTE fue redoblar y ampliar los bloqueos.

¿Existe demasiada diferencia entre estos señores que impunemente acaban con el patrimonio de familias y empresas, con cualquier huachicolero que roba gasolina de Pemex?. La verdad es que no, pero mientras contra los segundos el gobierno federal está literalmente en guerra, a los primeros los cobija y protege, quizás porque son sus aliados.

Los afectados viven en estados que no gobierna Morena, la empresa ferroviaria es de Germán Larrea, un viejo enemigo, y la lógica parece ser que pese más la ideología y la rivalidad política que el interés de la nación.

Algo similar sucede con el tema Venezuela. La abstención de México en la condena a Maduro no es un gesto de neutralidad, es una toma de posición en favor del sucesor de Hugo Chávez. Se ha querido equiparar esta decisión con la que tuvo el gobierno de México en 1962 ante la OEA cuando se desconoció el gobierno de Fidel Castro. No es verdad, el gobierno de Castro, más allá de todos los desastres que cometió a futuro, era en ese entonces el gobierno legítimo de la isla y lo era en un indudable contexto de Guerra Fría.

Por eso al mantenimiento de las relaciones con Cuba se unieron decisiones como la ruptura de relaciones con Chile, el congelamiento de las relaciones con Argentina (en la embajada mexicana en Buenos Aires estuvieron asilados durante años, el expresidente Héctor Cámpora y el dirigente peronista de izquierda, Juan Manuel Abal Medina, quien terminó siendo, por cierto, un cercanísimo colaborador de Fernando Gutiérrez Barrios), Uruguay y otras naciones bajo dictaduras militares. México intervino hasta con armas en el derrocamiento de Anastasio Somoza en Nicaragua y con el reconocimiento, junto con Francia, del FMLN como parte beligerante en El Salvador lo que abrió las puertas a la negociación que llevaría años después a la firma de los acuerdos de paz en Chapultepec.

Es, precisamente, el caso de El Salvador el que más se podría acercar a lo que México podría hacer en Venezuela. Si se aceptara la legitimidad del gobierno de Juan Guaidó, como lo hacen casi todos los países de América Latina, Estados Unidos, Canadá y la propia Francia, se estaría en condiciones de negociar la salida de un gobernante como Maduro, que se ha entronizado en el poder violando todas las normas legales, que desconoce al Poder Judicial y que ha reemplazado al Judicial por una fantochada autodesignada. Decir que “no queremos pleito, sino amistad” es propio de una tarjeta de felicitación comprada en Sanborns para una novia enojada, pero no una política diplomática seria.

En Venezuela hay dos gobiernos, y uno de ellos, el de Guadió, tiene un sustento democrático, ganado en las urnas y reconocido por la comunidad internacional. El de Maduro está apoyado en las bayonetas, en sus generales, buenos, sobre todo, para mover la cocaína en la frontera con Colombia, Perú, Ecuador y Brasil. Para ser actor de una negociación en Venezuela, como han dejado trascender cercanos al gobierno federal, se requiere reconocer como parte beligerante al gobierno de Gaudió. Al reconocer a Maduro, sin más, México se convierte en un aliado, un defensor del ilegítimo gobierno chavista y pierde la posibilidad de ser intermediario. Lo que nuestro país hizo en forma brillante en El Salvador a principios de los 80 es exactamente los contrario de lo que se está haciendo ahora.

Quedar en el mismo equipo con Cuba, Nicaragua, Bolivia, no es para enorgullecerse (ni siquiera colocando en un espacio más amplio a otros dos defensores de Maduro, China y Rusia). Darle la espalda a todos nuestros socios comerciales y aliados por preservar compromisos políticos adquiridos en el pasado con Maduro es insensato y costoso.

Fuente: Excelsior

Comments are closed.