sábado, agosto 17

Bomberos combaten incendio de maleza y basura

0
60

En el fraccionamiento Brisas de San José

Ayer domingo al mediodía se registró un incendio que siniestró una superficie de tamaño considerable, en la calle 50 del fraccionamiento Brisas de San José, a un costado de la “Bloquera Mapsa”, la cual estaba cubierta de maleza, llantas viejas, aislantes de refrigeradores, plásticos de todo tipo y basura.

Unos cuantos días de sol y, como la hierba está totalmente seca por el frió, aunado al efecto lupa de un pedazo de cristal, dio pie a que se inicie el incendio, que creció en cuestión de minutos debido a las ráfagas de viento y la cantidad de desperdicios que la gente tira a la orilla de la calle; se podían ver decenas de llantas viejas, múltiples aislantes de refrigeradores, pedazos de televisores y juguetes de plástico, bolsas de dicho material, así como pedazos de tela y plásticos.

La columna de humo negro y espeso se podía divisar desde varios kilómetros de distancia, en esta ocasión los agentes de la Policía Estatal Investigadora fueron los primeros en llegar al lugar del siniestro, reportaron los hechos y llamaron a los bomberos, acudiendo al sitio el carro-pipa 776 de la Dirección de Siniestros y Rescate de la Secretaría de Seguridad Pública.

Los “tragahumo” desenrollaron una línea e inició el combate del fuego, que avanzaba rápidamente, empujado por las ráfagas de viento.

Cabe señalar que mientras uno de los bomberos conducía en reversa la unidad, otro de los vulcanos operaba la manguera y con un potente chorro de agua barría la lumbre.

[yalmbannernota]

Posteriormente arribó una camioneta de mando, otros bomberos se equiparon con aspersores tipo mochila y se introdujeron al monte, en medio de una densa nube de humo que impedía respirar, iban apagando los carbones y humedeciendo la maleza para evitar que el fuego continúe avanzando, sin embargo, la maniobra se dificultó por las potentes ráfagas de viento y la cantidad de basura, que avivaban las llamas, los vulcanos tuvieron que utilizar rastrillos para despejar el área y evitar que la lumbre les ganara la partida.

Para ese momento ya había arribado al sitio la patrulla 6192 y el carro-celda 1986 de la SSP, los uniformados cerraron la calle a la circulación vehicular para no entorpecer la labor de los bomberos y evitar que alguien resulte lesionado o intoxicado por respirar humo.

Además, la humareda por momentos impedía la visibilidad, se podían ver las brasas encendidas que levantaba el viento y a la vez propiciaba que el fuego se propague rápidamente, la lumbre brincó la calle y después de más de dos horas de ardua labor todavía se podían ver troncos y plásticos encendidos, pero las llamas ya estaban controladas, sin embargo, seguramente pasarían varias horas para que el incendio estuviera totalmente apagado.

Fuente: PorEsto

Comments are closed.