miércoles, septiembre 23

Brillo yucateco, pero no de los Leones

0
326

Julián y Línder Castro sepultan a los Leones: 11-3

A lo mejor el “Coronel” Aldama hubiera quedado satisfecho porque anoche destacaron en el Parque Kukulcán dos jugadores de casa. Siempre el viejo Aldama decía que “lo mejor es hacer a la gente para que juegue aquí”. Lo malo, apreciado Leonel, es que ni Julián Castro Inurreta ni Línder Castro Arjona juegan con los Leones. Anoche fueron las bujías de la victoria de 11-3 de los Rieleros de Aguascalientes sobre los Leones de Yucatán.

¿Perdieron otra vez las fieras? Afirmativo. Y resurge la pregunta de todo este año: ¿Qué sucede que no logran embalarse? ¿Cosa del material humano que hay en la cueva? ¿La dirección del equipo? Lo que sea. Lo cierto es que no jalan como debiera hacerlo un equipo de nómina alta, de alcurnia, de tradición ganadora.

Y los rivales vienen al Kukulcán y ganan sin problema. Anoche Julián Castro tuvo un partido soñado. Bueno, su segundo juego soñado en una semana y los dos han sido ante el equipo de su tierra. ¡Qué orgulloso debió estar el viejo Salvador Castro Valle de ver a su hijo brillar en el Kukulcán! Al menos le dio un “like” a nuestro post con el vídeo del hit con el que remolcó la de la quiniela, su primera de cinco impulsadas en la jornada.

Los Castro Arjona igual debieron sentirse como “pavos” cuando Línder subió a la loma a sacar la sexta y hacerlo bien.

Noche de yucatecos en el gran escenario de la pelota en el Sureste. Noche que los aficionados de casa añoran vivir teniendo a gente del patio en el equipo del patio. Pero este año no ha jugado uno solo vestido de león. Las cosas son así de duras.

Los Leones, y quizá nos tilden de amargados o frustrados, pero fueron una caricatura comparados con el equipo que venía de ganar dos series en gira.

Sin explicaciones
Hay puntos que sorprenden al extremo.

A Miguel Peña lo trajeron con mucha expectación desde Tijuana, pero aquí no gana. Y le cuesta trabajo llegar a la cuarta. La tercera es su pesadilla siempre. ¿Es sano tener a un pitcher de 0-4 y 8.42 de efectividad en la rotación de un equipo como los Leones? ¿O a Xavier Scruggs, que entró al partido con cinco hits en 29 turnos y se fue de 4-0? Relevó Cristian Prado y más o menos salió librado. Pero otros como Tony Amezcua y Julián Arballo estuvieron muy mal y el marcador terminó abultado.

Los Rieleros, a lo suyo: dos en la segunda, con Julián Castro produciendo la primera, y cuatro en la tercera, con tres a la cuenta del mismo Julián, quien vació la casa llena con doble. Hubo dos más en la séptima y tres en la novena, en la que otra vez Julián produjo con flai de sacrificio.

Los Leones llegaron a la novena atornillados en una carrera y seis hits. Por el descontrol llenaron la casa y armaron un ataque que medio animó la noche triste: dos carreras y la casa se quedó llena.

Ni hablar. A esperar a hoy para tratar de enmendar la situación y pensar en ganar. Pero, recordando las intenciones del fallecido “Coronel” que fue clave en la formación de muchos que brillaron en la cueva, siempre es alentador ver a la gente de casa destacar. Aunque vistan franelas rivales, como los Castro yucatecos de los Rieleros.

Y a dormir un rato que al “Coro” le rendirán un homenaje a las 10 de la mañana esparciendo sus cenizas en el Kukulcán.

Fuente: Diario de Yucatán.

Leave a reply