miércoles, junio 23

Calidad del aire por el confinamiento evitó muertes por covid-19: estudio

0
187

Un estudio evidencia los beneficios a la salud que supone la reducción de la contaminación atmosférica a corto plazo

Al inicio de la pandemia de covid-19 se desconocía una gran cantidad de información respecto al nuevo coronavirus, por lo que las autoridades de todo el mundo apostaron por poner en cuarentena a la población con el fin de evitar la propagación del SARS-CoV-2, lo que trajo a su vez una reducción en la movilidad y una mejora en la calidad del aire, misma que, según un estudio, habría evitado la muerte prematura de algunas personas.

El Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), impulsado por la Fundación La Caixa, junto con el Barcelona Supercomputing Center – Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS), estima que la mejora en la calidad del aire pudo evitar alrededor de 150 muertes prematuras en las principales ciudades españolas.

El trabajo publicado en la revista Enviromental Pollution se centró en España y en concreto en 47 capitales de provincia y se analizaron los cambios en los niveles de contaminación atmosférica por dióxido de nitrógeno (NO2) y ozono (O3). tanto en el confinamiento como en el desconfinamiento por la primera ola de la covid-19 en el mundo.

“Para estimar los cambios en la mortalidad, el estudio se basa en un modelo epidemiológico que ha sido ajustado específicamente en cada una de las capitales de provincia con datos históricos de salud y contaminación atmosférica”, afirmó Hicham Achebak, investigador del Instituto de Salud Global de Barcelona y del Centro de Estudios Demográficos (CED).

Sobre el impacto de la disminución del NO2, el cual fue entre un 51 y 36 por ciento, la investigación estimó que se evitaron cerca de 120 muertes durante el confinamiento y unas 50 muertes durante el desconfinamiento. Al respecto, Hervè Petetin, investigador del BSC-CNS, afirmó:

“Los confinamientos por la covid-19 han llevado a reducciones sin precedentes en las concentraciones de NO2, especialmente cuando se aplicaron las medidas más estrictas para reducir la transmisión del virus, llegando hasta un 65% en algunas de las ciudades estudiadas”.

En lo correspondiente al ozono la reducción fue tan pequeña (de un 1.1 a un 0.6 por ciento) que no se consiguió evitar la mortalidad prematura e incluso se incrementó en aproximadamente 20 muertes en relación con este contaminante.

Carlos Pérez García-Pando, jefe del grupo de composición atmosférica del BSC-CNS, afirmó que lo anterior se debe a que a pesar de las pequeñas reducciones medias hubo un aumento de los niveles de ozono en las ciudades más pobladas, especialmente Barcelona y Madrid.

“El ozono es un contaminante secundario que puede aumentar cuando se reducen los óxidos de nitrógeno en entornos saturados de este contaminante, como en las grandes áreas urbanas (…) al evaluar los impactos de las exposiciones ambientales en la salud, deben tenerse en cuenta las posibles compensaciones entre múltiples contaminantes”, explicó.

“Estos hallazgos evidencian los grandes beneficios para la salud que supone la reducción de la contaminación atmosférica a corto plazo”, dijo Joan Ballester, investigador de ISGlobal y coordinador del estudio.

Fuente: El Universal

Leave a reply