domingo, septiembre 22

Camila Fernández no cantará las rancheras

0
224

CIUDAD DE MÉXICO.- Camila Fernández no se sien­te obligada de cantar música vernácula a pesar de ser hija de Alejandro Fernández y nie­ta de Vicente Fernández.

“Mi papá y mi abuelo me han apoyado en todo mo­mento, lo cual les agradezco. Me han insistido en que me prepare para ofrecer calidad al público. Son un verdadero regalo de vida, y puedo decir que es una bendición tenerlos como maestros.

Les he aprendido la dis­ciplina, que el que es humil­de puede llegar a ser grande y que los retos se deben enfren­tar sin miedo”, dijo.

Con sólo 20 años de edad, y estudios en su natal Guada­lajara, Boston y Valencia, Ca­mila Fernández dijo sentirse bien al incursionar en los gé­neros pop, rock, R&B, y pop latino.

La joven, que tiene una tesitura de contraalto, lanzó el pasado día 17 su EP, Mío, que ya está disponible en las plataformas digitales, don­de ya tiene un millón de reproducciones.

El video fue grabado en Valencia, España, producido y dirigido por Finnian Moore.

Mío tiene como segundo sencillo El hijo de la innom­brable, tema compuesto por ella misma.

Al hablar de Mío, la cantan­te jalisciense dijo emocionada que ella es autora de las can­ciones que interpreta, junto con músicos que en solitario han desarrollado sólidas ca­rreras, como es el caso del ba­terista británico Ian Thomas, quien ha acompañado a Sir Paul McCartney, Eric Clapton, Elton John, Sting, Mick Jagger, Michael Jackson, Tom Jones y otros más.

Dejó ver que con plena conciencia de la responsa­bilidad que se ha echado a cuestas, antes de dar el gran paso de pisar un estudio de grabación se ha preparado intensamente, por lo que ha cursado estudios de canto, violín, guitarra, flauta, danza, ballet, teatro y solfeo con va­rios maestros en diversas es­cuelas, entre ellas el Berklee College of Music de Boston.

Camila aseguró que man­tiene su inclinación por el gé­nero pop y las letras de fácil comprensión, las cuales abor­dan temas de interés general e imperecedero, como los de­rechos de la mujer.

Fuente: Excélsior

Comments are closed.