domingo, mayo 16

Campeche abre zonas arqueológicas durante Semana Santa

0
141

En su visita a Campeche, el presidente Andrés Manuel López Obrador expresó que la zona arqueológica de Calakmul era como el Nueva York de los mayas, la pregunta de ¿por qué lo dijo?, la responde la arqueóloga Adriana Velázquez Morlet, delegada del Centro INAH en la entidad.

Calakmul fue una de las mayores ciudades mayas, donde se han localizado más de 120 estelas entre estructuras y pirámides; su desarrollo se registra hacia el año 200 y 300 antes de Cristo, de acuerdo con las investigaciones del arqueólogo Ramón Carrasco, explicó la experta.

En 2002 Calakmul fue nombrada Patrimonio de la Humanidad y, en 2014 reconocida como un bien mixto, cultural y natural e inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco como Patrimonio Natural y Cultural de la Humanidad.

Con su historia y todo lo que ofrece, Campeche puede ser uno de los lugares a visitar durante las vacaciones de Semana Santa, ya que el estado se encuentra en semáforo epidemiológico en color verde.

“Campeche es una posibilidad de visita muy grata y segura porque el presidente López Obrador dijo que es uno de los estados más seguros del país; se puede viajar sin problema a los sitios arqueológicos y a nuestros museos con todas las medidas de seguridad”.

A pesar del anuncio del cierre de diferentes zonas arqueológicas del país como Chichén Itzá o Teotihuacan, de los 16 sitios sagrados que se encuentran en Campeche estarán abiertas siete: Calakmul, Edzná, Hormiguero, Balamkú, Xpuhil, Hochob y Becán, las cuales podrán ser visitadas en este periodo vacacional de Semana Santa, en sus horarios habituales de lunes a domingo de 8:00 a 17:00 horas.

Una maravillosa historia

Calakmul se ubica dentro de la selva más grande de Mesoamérica con 70 kilómetros cuadrados, en la parte sur de la Reserva de la Biosfera, considerada la segunda mayor extensión de bosques tropicales en América.

Velázquez Morlet explicó que Calakmul recibe este nombre por el biólogo botánico Cyrus Lundell, cuando la descubrió en 1931, una vez que fue llevado al sitio por madereros y chicleros que lo descubrieron antes que él.

“Lo identifica por las estructuras 1 y 2 y como están cercanas, él les llamó montículos adyacentes, y le preguntó a la gente de la región cómo se diría esto en maya; fue así como se creó la palabra
Calakmul, por supuesto no es su nombre original, ese podría haber sido Chiik Naab (casa del lirio acuático), que parece mencionado repentinamente en monumentos de la antigua ciudad prehispánica”.
Aunque Velázquez Morlet destacó que Campeche es un estado que tiene una enorme riqueza arqueológica e histórica, “solo por dar datos generales, tenemos más de mil sitios arqueológicos registrados, de ellos, 17 ya explorados y al menos parcialmente abiertos a la visita”.

Ese panorama la ubica como una entidad con un enorme potencial cultural, ya que los sitios mencionados por el jefe del Ejecutivo, como Calakmul y Edzná, son construcciones que tuvieron que ver con la importancia política y económica de esas ciudades mayas, entre el siglo VII y XIX.

Sin daño alguno y sin ningún peligro

A raíz de los trabajos del Tren Maya, que no entrará a Calakmul, se han registrado más de 3 mil 200 montículos aislados, pero no son sitios arqueológicos. A decir de la delegada del Centro INAH

Campeche, no hay ningún peligro para el sitio ni para la reserva de la biósfera, pues no habrá destrucción del patrimonio, ni afectación a los corredores biológicos del jaguar y de otras especies.

Fuente: Milenio

Leave a reply