lunes, diciembre 9

Campeche, en el atlas del narco

0
607

Detención en Escárcega de “El Lagarto”, jefe de plaza del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) de Minatitlán, Verqacruz, un indicador del arraigo de grupos delincuenciales en territorio estatal / Ilusoriamente, “Alito” sigue pregonando el “Estado más tranquilo”

ESCARCEGA.- La detención de Jesús Tomás Alvarado Chávez, alias “El Lagarto”, uno de los presuntos líderes del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), a quien se le atribuye la autoría intelectual y material del asesinato de 13 personas en Minititlán, Veracruz, confirma a Campeche dentro del Atlas de la Delincuencia Organizada, situación que había sido negada o al menos minimizada por el Gobernador del Estado, Alejandro Moreno Cárdenas.

Como ya se ha publicado en múltiples ocasiones, a través de las páginas del Diario de la Dignidad, la Identidad y la Soberanía, el Sur de Campeche es considerado como uno de los puntos en donde durante los años 80 y 90 tenían lugar el trasiego y almacenamiento de drogas y el tráfico de indocumentados.

Sin embargo, durante las administraciones de los presidentes Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, la presencia de los carteles de la droga tomaron más arraigo en la zona, al grado de que se sabe que algunos capos, sobre todo del Cartel del Golfo e, incluso, del de Sinaloa, habían escogido la Península de Yucatán como sitio de descanso o sitio donde prevalecía cierta tregua.

Sin embargo, tras la declaratoria de la guerra a la Delincuencia Organizada, por parte del panista Calderón Hinojosa, se incrementaron las actividades ilícitas (o al menos se hicieron más evidentes) en territorio campechano, sobre todo en los límites con la República de Guatemala y el Estado de Tabasco, donde en forma cotidiana, las actividades criminales dejan firmada con sangre la constancia de su presencia.

De acuerdo con diversas publicaciones hechas por POR ESTO! y otros medios de comunicación de relevancia local y regional, se puede concluir que las actividades preponderantes de la Delincuencia Organizada en el Sur de Campeche son: el trasiego de droga proveniente de Sudamérica, secuestro de ganaderos y comerciantes acaudalados de los municipios de Escárcega, Candelaria, Carmen y Palizada y, más recientemente, el cobro de piso a giros negros y el control del narcomenudeo.

(Es necesario mencionar que mientras el tráfico de estupefacientes por tierra y de indocumentados era atribuido al Cartel del Golfo, la presencia de narco-avionetas en la región era atribuida al Cartel de Sinaloa)

Los últimos secuestros

Entre los últimos secuestros que tuvieron lugar en el Sur del Estado se encuentran el del ganadero Víctor Hernández, propietario del Rancho “El Veracruzano”, ubicado en Aguacatal, perteneciente al municipio de El Carmen, ocurrido el 6 de noviembre del 2017.

Antes, en junio del 2016, tuvo lugar el secuestro de Sofía Domínguez Hernández, hija del ganadero Felipe Domínguez, cerca de la comunidad de Kilómetro 36. El plagio ocurrió cuando la mujer se desplazaba en una camioneta Chevrolet tipo Silverado, color plata, con placas de circulación TP-30238. Cuando al parecer dos sujetos armados con rifles AR-15 sorprendieron a la mujer.
“Panchillo”, ex jefe de plaza

El 4 de noviembre del año pasado, una persona murió durante un enfrentamiento a balazos que tuvo lugar en las inmediaciones de los ejidos Nueva Chontalpa y Felipe Angeles, en la región de Mamantel, cuando un comando intentó asesinar a Francisco Arsenio Ferrer Kuri, “El Panchillo”, quien fue procesado en el 2007 por ser parte de una célula delincuencial de Los Zetas, que operaba en los municipios de El Carmen, Escárcega y Candelaria y que se dedicaba al secuestro y distribución de droga.

El caso trascendió como un intento de secuestro, pero la versión que más relevancia cobró fue que Ferrer Kuri formaba parte de la banda de Nabor Vargas García, “El Débora”, uno de los fundadores de Los Zetas.

Campeche, ¿el más seguro?

Apenas el pasado 11 de febrero, el Gobernador del Estado, Alejandro Moreno Cárdenas, tras citar cifras proporcionadas por el Consejo Nacional de Seguridad Pública, insistió en que Campeche es el Estado más seguro del país.

En diversas ocasiones, el mandatario estatal ha referido que su gobierno ha mantenido a raya a la Delincuencia Organizada, aunque se ha visto obligado a reconocer que ésta ya tiene una presencia relativa en la entidad, sobre todo en municipios como El Carmen, Candelaria y Escárcega.

Durante la administración de Enrique Peña Nieto, la Delincuencia Organizada se movió a sus anchas en la Península de Yucatán, arraigándose principalmente en polos de desarrollo como Cancún, Playa del Carmen y Cozumel, en Quintana Roo, pero también creció exponencialmente en sitios como Ciudad del Carmen, donde existía un mercado o campo importante para la venta de droga, la extorsión y el cobro de piso.

Durante todo el sexenio de Calderón Hinojosa se estuvo manejando la versión de que los buques al servicio de Petróleos Mexicanos (PEMEX), estaciones marítimas y almacenes de la dependencia estaban siendo usados por la Delincuencia Organizada para el tráfico de combustible por parte de Los Zetas. Sin embargo, a las denuncias y publicaciones al tema del tráfico de hidrocarburos se les dio poca relevancia.

Durante la administración de Enrique Peña Nieto, el Golfo de México y sus instalaciones petroleras se convirtieron en un paraíso para los traficantes de grandes volúmenes de hidrocarburo y, aunque la Secretaría de Marina (SEMAR) informó sobre esporádicos decomisos, nunca se dio a los casos la relevancia que merecían.

Fue hasta que inició la administración de Andrés Manuel López Obrador que se supo la importancia que tenía para la Delincuencia Organizada el “huachicoleo” de altura, o sea, que el tráfico de combustible que se realizaba a través de los barcos al servicio de PEMEX, las estaciones marítimas y demás infraestructura, prácticamente estaba bajo el control de Los Zetas.

Sin embargo, fue también durante la administración de Peña Nieto que ante las pugnas internas de los carteles del Golfo y Los Zetas, que el CJNG, al que en sus inicios también se le conoció como el cartel de Los Matazetas, comenzó a interesarse por las plazas del Sureste del país.

La incursión del CJNG en Campeche propició reacomodos, así como pago en sangre, muerte y plomo. Sin embargo, aunque no es común que los grupos delincuenciales se manifiesten con la violencia que los caracteriza, la realidad es que siguen teniendo lugar esporádicas ejecuciones.

“El Lagarto”, detenido en Escárcega

Alrededor de las 21 horas, en un filtro ubicado sobre la avenida Solidaridad, en la colonia Ignacio Zaragoza, la Policía Estatal en forma coordinada con la Secretaría de Seguridad del Estado de Veracruz, llevó a cabo la noche del miércoles la detención de Jesús Tomás Alvarado Chávez, (a) “El Lagarto”, a quien se le adjudica la autoría intelectual y material de la masacre de Minatitlán, ocurrida el 19 de abril por la noche, en la que fueron asesinados a mansalva 13 civiles, entre ellos un bebé.

Cuando fue detenido, “El Lagarto” conducía un automóvil marca Honda, sobre la calle 26 entre 47, en la colonia Esperanza. Se sabe que el detenido vivía en Escárcega desde hace varios años y que incluso cursó estudios en la Escuela Superior de Medicina Veterinaria y Zootecnia.

También se sabe que viajaba regularmente a Minatitlán, Veracruz, de donde es originario y en donde incluso contrajo matrimonio. “El Lagarto” no sería el único miembro del CJNG que se habría asentado en Campeche, Estado donde se sabe que residen y han invertido su dinero importantes capos de la Delincuencia Organizada.
Fuente: PorEsto

Leave a reply