jueves, diciembre 12

Campesinos a punto de perder su capital de trabajo

0
219

Campesinos cheneros est√°n a punto de perder su capital de trabajo, ya que luego de un comienzo alentador, las lluvias pararon de pronto y ello afect√≥ los cultivos de ma√≠z, tal como lo se√Īala Antonio L√≥pez Montero, de la comunidad de Xcupil; y Mario Uc, de la comunidad de Katab.

Con grandes esfuerzos trabajaron las tierras y sembraron las superficies de acuerdo a sus posibilidades, no sin antes invertir recursos y también contratar financiamientos a los proveedores de insumos agrícolas.

Antonio L√≥pez Montero, peque√Īo productor de la comunidad de Xcupil, destac√≥ que invirti√≥ 6 mil pesos para sembrar dos hect√°reas de ma√≠z, ya que utiliz√≥ semilla nativa. La inversi√≥n la hizo con los ingresos generados por su desempe√Īo laboral como operador de maquinaria pesada y tuvo que sacar cr√©dito para adquirir productos agroqu√≠micos, por lo que el monto se increment√≥ en un 30%.

El caso es que se animó a sembrar en junio y el desarrollo de la planta fue alentador y frecuentemente acudía a su predio para realizar labores agrícolas. De pronto dejó de llover y la sequía afectó de tal manera su cultivo, ya que el maíz prácticamente está siniestrado y como productor de bajos ingresos es un duro golpe para su economía.

Relató que muchos predios están en las mismas condiciones, ya que los chubascos no fueron suficientes para fortalecer las plantas y mucho menos para que al espigar genere elotes bien granados.

‚ÄúAl principio acud√≠a al terreno para trabajar en √©l, ya que el ma√≠z crec√≠a muy bonito pero la seca afect√≥ el cultivo y ahora ni ganas dan de ir a ver c√≥mo se pierde la inversi√≥n‚ÄĚ, refiri√≥.

Hizo un llamado a las dependencias vinculadas al campo para que ayuden a gente como él, que con mucho esfuerzo sigue sembrando la tierra aunque sea para tener maíz para su consumo.

De su lado, Mario Uc no ocultó su pesar, ya que junto con su padre Hernán Uc Balam, sembró 40 hectáreas de maíz en los campos de producción de Katab.

Y es que en esta comunidad es una cultura y tradición la siembra de la gramínea y lo trabajan de tal manera que invierten cuantiosos recursos para la preparación de suelos, semilla híbrida, 4 bultos de fertilizante 18-46-0 por hectárea, sin faltar los agroquímicos, tales como herbicidas, fungicidas e insecticidas y están siempre atentos al desarrollo de la planta, por ello concibieron grandes esperanzas en los primeros dos meses de la siembra, pero luego las lluvias comenzaron a escasear y está en riesgo la superficie sembrada.

Refiri√≥ que esta situaci√≥n los afecta seriamente, ya que gran parte del ma√≠z no se va a recuperar aunque llueva, y ello propiciar√° la escasez del grano y el endeudamiento de los productores. ‚ÄúDa tristeza caminar los terrenos sembrados de ma√≠z, la gente apuesta mucho en cada ciclo agr√≠cola y en √©ste no fue la excepci√≥n‚ÄĚ, apunt√≥.

En Katab, los campesinos tienen al ma√≠z como cultivo cultural y tradicional, y por ello las superficies sembradas son cuantiosas y aunque no hay una cifra exacta sobre los da√Īos, es necesario que se trabaje en planes alternos obligados por la sequ√≠a que ya siniestr√≥ gran parte de los cultivos del ejido.

Fuente: Por Esto

Leave a reply