jueves, junio 20

Cancelación de ZEE NO afecta

0
119

Campeche NO pierde nada sin la ZEE de Seybaplaya, porque “NO fue, NO tuvo NI tiene el proceso industrial que se buscaba a partir de la declaratoria del proyecto: Senador José Narro Céspedes / El también presidente de la Comisión de Agricultura, Pesca, Ganadería y Desarrollo Rural del Senado promueve legislación agraria

CAMPECHE, Cam.– “Campeche no fue, no tuvo ni tiene el proceso industrial que se buscaba a partir de la declaratoria de las Zonas Económicas”, sentenció el senador de la República por MORENA, José Narro Céspedes, en respuesta a las afirmaciones alarmistas del Gobierno de Alejandro Moreno Cárdenas, quien asegura que como consecuencia de la suspensión del citado plan se perderán miles empleos y se dejará de invertir 3 mil 600 millones de dólares.

Cuestionado respecto a la cancelación de la ZEE en el naciente municipio de Seybaplaya, el senador de MORENA opinó que durante el gobierno del ex presidente Enrique Peña Nieto, se llevaron a cabo actos de gobierno que no tenían ningún sentido.

Dijo que al suspenderse la citada declaratoria, Campeche no pierde nada e, inclusive, hasta ganará beneficios con otros proyectos que el Gobierno Federal llevará a cabo en la región, como el del Istmo de Tehuantepec, mediante el cual se creará un corredor de comunicación entre los océanos Pacífico y Atlántico, en la región más estrecha del país y del continente.

Expuso que las ZEE pretendían liberar a empresarios del pago de impuestos federales, así como incentivos financieros, acción que habría representado afectaciones al erario, pues se ofrecía el aval del Gobierno Federal en un momento en que éste está debilitado en materia de recursos hacendarios.

Subrayó Narro Céspedes que la razón económica del acto de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador está basada en la necesidad de hacer más productivo al campo mexicano, que es la verdadera base de la economía nacional, además de atender las necesidades de los olvidados del sistema político, como lo son los adultos mayores, discapacitados, los jóvenes desempleados y los que requieren mejorar su economía para formarse profesionalmente.

Aseveró que el Istmo de Tehuantepec sí será una verdadera zona estratégica de desarrollo y que además debe de tomarse en cuenta que durante el proceso electoral pasado se hicieron anuncios y acciones gubernamentales sin sentido o propósito real, más que la utilidad política.

“Campeche nunca tuvo un proceso de desarrollo industrial con la declaratoria de la Zona Económica Especial, por eso no pierde nada tras haberse cancelado el proyecto de la administración pasada, lo bueno y la diferencia es que, ahora, lo que AMLO plantea se realizará”, agregó el senador.

Equidad en subsidios: Narro Céspedes

Por otra parte, el senador de MORENA declaró que durante las anteriores administraciones federales, más del 80 por ciento de apoyo para el sector agrícola se concentraba en los grandes productores del campo, pero que ahora, durante el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, no se marginará a nadie y se busca un desarrollo real, con el propósito de conseguir la soberanía alimentaria.

Narro Céspedes estuvo en la capital campechana para informar respecto a la propuesta de una nueva legislación agraria, donde el presidente de la Comisión de Agricultura, Pesca, Ganadería y Desarrollo Rural del Senado de la República resaltó que Campeche tiene un gran potencial productivo, agrícola, forestal, frutícola, mielero, ganadero y muchos recursos naturales, entro otras ventajas.

Empero, declaró que todo lo anterior son aspectos que desperdiciaron los gobiernos locales y administraciones federales pasadas, que dejaron al Estado sumido en el olvido, pero que con Andrés Manuel se buscará integrar al desarrollo al Sureste de México.

Recalcó el senador que el motivo de su presencia en Campeche es anunciar la realización de foros en los que se analizará la legislación agraria, con el propósito de conformar una ley que beneficie a la pequeña agricultura, al ejido, a las comunidades indígenas, con el objetivo de brindarles herramientas para encontrar una opción de desarrollo.

Explicó que lo que se pretende derogar es la reforma agraria salinista de 1992, cuyo propósito fue acabar la propiedad social de la tierra. Ahora lo que se pretende, explicó, es convertir al ejido y a las comunidades agrícolas en objetos de desarrollo nacional, impulsando un nuevo marco jurídico agrario, una nueva legislación agraria.

“Se está buscando dar certeza jurídica a los ejidatarios y a sus familias sobre la tenencia de la tierra y evitar su venta a particulares, quienes las destinan a desarrollos inmobiliarios; además, también se incentivará a los campesinos para producir alimentos y garantizar la seguridad alimentaria de los mexicanos”, resaltó.

Abundó sobre la importancia del tema al señalar que más del 80 por ciento de la población rural está sumida en el abandono, la pobreza y la marginación, por lo que se pretende rescatarlos y dar fuerza al ejido y a la comunidad indígena como sujetos del desarrollo.

Beneficios

Entre los beneficios que se busca con la modificación a la Ley Agraria resaltó el buscar establecer créditos para los ejidos, suspender el domingo pleno de las tierras y regular el tema de los avecindados, último aspecto mediante el cual se han dado muchos despojos de tierras para la construcción de bienes inmuebles.

Resaltó que también se está planteando dar a la institución familiar derechos agrarios para resguardar sus patrimonios, crear un código agrario, uno de procedimientos agrarios e impulsar una ley de organizaciones económicas para el campo.

“La intención de buscar derogar la ley agraria salinista es para evitar más despojos de tierras de los pequeños productores mexicanos, con gobiernos pasados se vendieron terrenos a particulares sin pagar un peso a los ejidos y las comunidades, por ello queremos blindar y dar derechos a las comunidades productoras”.

Asimismo, resaltó que han sido 4 millones de hectáreas de terrenos privatizados desde 1992 hasta la fecha, dejando un 50 por ciento de extensión a la propiedad pública, ello sin reconocer la propiedad social del ejido y de la comunidad.

México, potencia productora

También resaltó que el país sea una de las naciones potencia en cuestiones de producción de alimentos, lo cual se ve reflejado al ser el sector agropecuario la segunda fuente nacional de divisas del último año, con 35 millones de dólares, solamente por debajo de las actividades manufactureras y ubicándose arriba de las remesas de migrantes, exportación de petróleo y derrama económica por actividades turísticas.

Recordó que los productos más exportados son el sorgo, la papaya, la coliflor, el aguacate, tomate y chile, por lo cual dijo que se debe impulsar al campo mexicano para lograr una verdadera autosuficiencia alimentaria en productos como el arroz, trigo, maíz, frijol y la leche.

NO hay división del campo mexicano con López Obrador

Al ser cuestionado sobre supuestas marginaciones del Gobierno Federal a los grandes productores agrícolas, resaltó que no existe esa división, pues únicamente se toma la decisión de apoyar más a los pequeños productores, intentando blindar al ejido, la comunidad indígena o pequeña propiedad como sujetos de desarrollo.

Recordó que ahora, con el nuevo Gobierno Federal, entre el 60 y 80 por ciento del presupuesto está destinado a los pequeños productores, buscando tener un proyecto incluyente para sacar a los productores que están hundidos en la pobreza.

Agregó que la nueva decisión del Presidente de México les generó inconformidad a los grandes productores agrícolas dedicados a la exportación, mismos a quienes, aseguró, no se les ha dejado de apoyar con recursos federales, pero en menores proporciones.

Fuente: PorEsto

Leave a reply