viernes, diciembre 13

Canciller venezolano ante ONU pide frenar ocupación de la embajada en Washington

0
193

La embajada de EU se ha convertido en escenario de la disputa sobre quién es el líder legítimo del país sudamericano: los activistas protestan desde dentro del edificio sin luz ni comida.

El embajador de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Samuel Moncada, pidió este miércoles que Estados Unidos respete la ley internacional y frene intentos de ocupar la embajada venezolana en Washington, en la que se encuentran atrincherados al menos cuatro activistas partidarios de Nicolás Maduro.

La embajada se ha convertido en escenario de la disputa sobre quién es el líder legítimo del país sudamericano: los activistas protestan desde dentro del edificio para que éste no caiga en manos de los partidarios del líder opositor venezolano Juan Guaidó.

Estados Unidos ha reconocido la legitimidad de Guaidó.

En la rueda de prensa en la que habló Moncada también se pronunció Tighe Barry, un activista de Code Pink, el grupo cuyos miembros llevan en la embajada más de un mes. Aseguró que seguirán allí encerrados, aunque no tengan comida ni bebida, hasta que se designe un estatus de protección para el edificio y la policía deje de atosigarlos.

“Podría haber una guerra debido a la embajada”, dijo Barry. “Si la embajada en Washington es tomada, ¿quién dice que la embajada estadounidense en Venezuela no puede ser tomada?”.

Code Pink ha coreado consignas desde las ventanas del edificio mientras simpatizantes de oposición les increpan desde la calle. El grupo ha hecho caso omiso a las advertencias de invasión de propiedad privada que ha hecho Estados Unidos.

Al principio, por lo menos 30 activistas entraron a la embajada, pero el número se fue reduciendo. Carecen de electricidad desde la semana pasada.

Estados Unidos y más de 50 países alegan que la reelección de Maduro fue un fraude y respaldan a Guaidó. Washington ha impuesto sanciones a individuos vinculados con el gobierno de Maduro, así como a la industria petrolera del país, en un intento de forzar un cambio de gobierno.

Maduro, cuyos aliados incluyen a Rusia y Cuba, dijo que es objeto de un intento de golpe de Estado diseñado por Estados Unidos.

El miércoles, el reverendo y activista Jesse Jackson logró acceder al edificio y entregar comida a los activistas, que son estadounidenses.

El aviso de invasión de propiedad privada fue emitido después de que Carlos Vecchio, designado por Guaidó como su embajador en Washington, pidiera ayuda a Estados Unidos para vaciar el edificio.

Por su parte, Barry señaló que si la policía accede, ellos no responderán con violencia porque no quieren que nadie salga herido.

Fuente: El Financiero

Leave a reply