jueves, septiembre 24

Cancún: Registra zona norte de Quintana Roo más pérdida de manglar

0
108

 

La pérdida es a causa de la deforestación, a pesar de que se trata de especies de flora protegidas.

La zona norte registra las tasas más altas de pérdida de manglar en Quintana Roo, con picos de hasta 0.93 hectáreas por año, superando la media nacional de 0.4344, a causa de la deforestación, a pesar de que se trata de especies de flora protegidas por las normas ambientales y que deben ser vigilados por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente.

Según la organización DataMares, estos manglares brindan múltiples servicios ambientales a la población, entre los que destacan la captación de dióxido de carbono, la protección costera y el refugio para millones de peces de interés comercial.

Las cuatro especies que hay en Quintana Roo, conocidas como mangle negro, rojo, blanco y botoncillo, se encuentran protegidas por la Norma Oficial Mexicana 059-Semarnat-2010, por considerarse en peligro de extinción.

De acuerdo con la recopilación de datos realizada por Joy A. Kumagai, Matthew T. Costa, Ezequiel Ezcurra y Octavio Aburto-Oropeza para Datamares, Solidaridad tiene una cobertura de manglar de mil 194 hectáreas, mientras que Benito Juárez, cuenta con seis mil 705 hectáreas de manglares. Ambos tienen las tasas más altas, primero de 0.93 y segundo de 0.30.

En estas dos urbes, las más grandes de Quintana Roo, los manglares tienen un papel relevante, pues además de proteger la infraestructura turística, capturan entre 300 mil y 1.8 millones de microgramos de dióxido de carbono por hectárea.

El municipio con las mayores reservas de manglar es Felipe Carrillo Puerto, con 54 mil 820 hectáreas. Es, además, el segundo con la mayor cantidad a nivel nacional, solo después de Carmen, Campeche, que supera las 90 mil hectáreas.

Felipe Carrillo Puerto es, además, uno de los municipios con la menor tasa de deforestación de manglar, pues la pérdida anual se da a una tasa de 0.01 hectáreas de cobertura.

Isla Mujeres tienen ocho mil 275 hectáreas de manglar, con una tasa de pérdida anual promedio de 0.2 hectáreas; Lázaro Cárdenas cuenta con tres mil 832 hectárea, con una de 0.1.

En el sur, en Othón P. Blanco hay 36 mil 330 hectáreas de manglar y una pérdida relativamente baja de 0.03 hectáreas cada año, mientras que en Bacalar la cobertura asciende a 14 mil 529 hectáreas, con una deforestación de 0.01 hectáreas por año.

En Tulum hay un total de tres mil 180 hectáreas y una pérdida de este tipo de vegetación de 0.12 hectáreas cada año, mientras que en Cozumel suma dos mil 249 hectáreas en total, de las que cada año se deforesta a una tasa de 0.17 hectáreas.

La deforestación de manglar no solamente impacta en los servicios ecosistémicos que brinda, pues al momento de desmontarse libera a la atmósfera todo el carbono almacenado en su tallo, tronco y raíces, lo que contribuye a la generación de gases de efecto invernadero.

“A pesar de las leyes que prohíben la deforestación de los manglares, no se han establecido programas gubernamentales que tomen en cuenta explícitamente la absorción de carbono de estos ecosistemas (5). El gobierno mexicano reconoce la importancia de los manglares para mitigar y adaptarse al cambio climático, pero se necesitan acciones concretas”, sostienen los especialistas.

En Quintana Roo es una constante las denuncias por la devastación de áreas con vegetación de especies protegidas, incluso, algunas organización han acudido hasta los juzgados federal para conseguir suspensiones.

Fuente: Novedades Quintana Roo

Leave a reply