martes, enero 18

Caos en el aeropuerto de Mérida: Retraso de vuelos deja a más de 4 mil pasajeros varados

1
523

Al menos 4 mil 500 pasajeros, de 30 viajes, se vieron afectados, situación que los llevó a hacer reclamos por el mal servicio que prestaron las líneas aéreas en el aeropuerto de Mérida

Cientos de pasajeros quedaron varados ayer en el Aeropuerto Internacional de Mérida “Manuel Cresencio Rejón”, por retrasos y cancelaciones en vuelos de Aeroméxico, VivaAerobus y Volaris; situación que pasadas las 14:00 horas generó un enfrentamiento verbal entre los usuarios y personal de las aerolíneas, que sin más explicación se limitaron a pedir que esperaran.

El ambiente de agresión que se generó por la aglomeración de viajeros, con maletas en mano, tuvo que ser contenido por la Guardia Nacional debido a que se exigía la presencia del personal de la Procuraduría General del Consumidor (Profeco).

Reportes obtenidos por Por Esto! en la terminal aérea, revelaron que fueron 30 vuelos (dos cancelados y 28 retrasados) y más de 4 mil pasajeros los afectados.

Si bien la neblina que invadió las pistas del Aeropuerto de la Ciudad de México impidió la operación de los dos primeros vuelos que salen desde las pistas de Mérida, la impuntualidad de las tres aerolíneas se ha detectado desde el fin de semana.

Por la mañana todo era calma en la terminal aéra de la capital yucateca. Los pasajeros se regristraban para poder abordar los aviones, principalmente los mañaneros, del vuelo 821 de Aeroméxico que debieron salir a las 06:00 horas, luego pasaron a la sala de espera confiados en que pronto estarían viajando a la capital del país; sin embargo, minutos más tarde se enteraron que se interrumpió la navegación aérea por la neblina, lo que se entendió, pero al pasar de las horas, se tomó dimensión del problema.

A este grupo, se fueron sumando los pasajeros de las 08:00, 09:00, 10:00 y 12:00 horas; fue entonces que comenzó a emerger el enfado y desesperación… comenzaron los gritos.

Los usuarios no sólo reclamaron la falta de información para saber sobre su salida, si es que había reprogramación, sino que también comenzaron a exigir que se les proveyera de alimentos o al menos agua.

El ánimo se fue caldeando y obligó la intervención de elementos de la Guardia Nacional que tuvieron que contener a los pasajeros que estaban en los mostradores de VivaAerobus; donde se escuchaban los gritos para exigir que alguien atendiera su queja por el mal servicio.

-¿Para qué sirve el TUA? ¿Para qué sirve el TUA?.. ¡Porque el TUA no lo paga la aerolínea, la pagamos nosotros!
-¿Para qué se paga el TUA?
-No hay nada ni que comer
-¿Para qué se paga el TUA?
-¡Nos vamos en el próximo vuelo que llegue!
-Nos traes en la pura mentira desde las seis de la mañana, ¡pura pinche mentira!.. le echan la culpa a los administradores, ya vinieron a dar la cara, dicen que son de tránsito qué va a pasar. ¿O me das mi dinero o me dices cómo me voy?, pero resuélvemelo.

Las quejas vociferadas se entrelazaron por minutos hasta la intervención de la autoridad, para llamar al orden.

Los empleados de VivaAerobus sólo refirieron que eran las condiciones del clima y por tanto no había responsabilidad de la empresa y sólo bastaba esperar.

Fue hasta las 14:00 horas cuando, y por intervención de la Administración del Aeropuerto, que los reclamos tuvieron eco y los quejosos recibieron un vale de alimentos.

Para entonces, el piso ya servía de asiento a decenas de ellos, mientras que otros tantos ocupaban espacio en los negocios que tienen asientos.

Aunque algunos rechazaron el documento que les dieron para abastecerlos de un “lunch”, posteriormente se hizo una larga fila en la que se entregaron una hamburguesa y un refresco.

El vuelo que más esperó, fue el 1100 de la aerolínea regia, que debió llegar a las 08:15 horas y fue cancelado. No fue hasta cuatro horas después que algunos pudieron salir a su destino.

De ida y vuelta

El primer vuelo que llegó a Mérida este martes, fue el 261 de Volaris que aterrizó poco después de las 10:30 horas, aunque normalmente llega poco después de las 07:17 horas y vuelve a la capital del país a las 10:45 horas.

A partir de ese momento comenzaron a fluir los vuelos restantes, como el 824 de Aeroméxico. Sobre éste, Ariel Irigoyen Sánchez, uno de los pasajeros dijo que el lunes por la noche se sobrevendió el vuelo de las 19:00 horas, en el que él pretendía regresar a Mérida; por lo que tuvo que pernoctar en la CDMX para regresar ayer martes y viajar a las 08:50 de la mañana, pero al llegar le informaron que estaba retrasado y despegó poco después de las 2 pm, para lograr pisar suelo meridano a las 15:30 horas. “Fue una terrible experiencia”, señaló.

Mientras, en la Terminal 2 del Aeropuerto Benito Juárez de la Ciudad de México, pasajeros con destino a Mérida de los vuelos 826 y 828, no puedieron salir en la hora programada -antes del medio día- por lo que se vieron obligados a esperar más de tres horas para poder llegar a la capital yucateca.

Aeroméxico, responsables de estos trayectos, al igual que VivaAerobus, limitó la información sobre la causa del retraso; que cada vez es más frecuente.

Para pasajeros como Geovani Mezeta, su agenda se modificó desde el lunes, pues debió salir rumbo a Mérida en el vuelo de Aeroméxico de las 20:40 horas, pero se sobrevendió y la compañía, aunque le pago hotel, comida y transporte; nada pudo hacer por el incumplimiento de sus obligaciones originado por el servicio interrumpido.

“Es un total desorden”, manifestó Rodolfo Flores, otro pasajero que salió en el vuelo de VivaAerobús a la Ciudad de México a las 15:00 horas. El usuario hizo un llamado a que el Gobierno Federal retire concesiones a las compañías aéreas que abusan de los clientes como VivaAerobús que, además, cobra recargos a sus clientes cuando éstos llegan tarde y hasta los obligan a comprar otro boleto, pero cuando la empresa sufre retrasos, como en estos días, no quieren compensar a sus clientes, a sabiendas que la Profeco se hace de la vista gorda y no tiene presencia en el aeropuerto de Mérida, pero aun así advirtió que él sí va a demandar a la aerolínea.

Fuente: Por Esto

Leave a reply