martes, junio 25

Carla Teresa Alonzo Lizama gana el premio José Díaz Bolio

0
47

Con el poemario “La retórica del agua”, compuesto por 14 textos, Carla Teresa Alonzo Lizama, vecina de la colonia Chuminópolis, aquí en Mérida, ganó el Premio peninsular de poesía José Díaz Bolio 2018, que tiene una bolsa de $10 mil y será entregado el jueves 18, en el Centro Cultural Prohispen.
El presidente del jurado calificador, Fernando de la Cruz, dijo que participaron en total 43 poemarios que fueron enviados por vía electrónica y las deliberaciones las hicieron también por medios electrónicos él y el Dr. Amado Lascar, desde Athens, Ohio, Estados Unidos, así como el poeta Luis Armenta Malpica, desde Guadalajara.
También dijo que se escogió para participar en el jurado a gente de fuera para garantizar la transparencia de la decisión, que se logró por unanimidad de votos a favor del poemario que participó con el seudónimo Connan Mockasin.
El laudo oficial expresa:
“Este poemario plantea una reflexión lírica sobre el discurso se Thomas Merton a los poetas en México, D. F., 1964, en un tono elegíaco salpicado de metalenguaje, y una propuesta estética consistente y en continuo movimiento”.
También por unanimidad el jurado calificador recomendó otorgar una mención honorífica al poemario “Me han robado los antidepresivos por romper un vaso rojo”, escrito por Darío Martínez Hernández y presentado bajo el seudónimo de –Sádico X-.

Escribo poesía porque me va a hacer feliz

Entrevistada en el Centro Cultural Prohispen, Carla Teresa Alonzo Lizama, de 21 años y estudiante de psicología en la Uady, dijo que ella escribe poesía porque “la verdad yo creo que no puedo no hacerlo. Ya no puedo no hacerlo. Eso sucede ahora, que una vez que entras a este torbellino que es la poesía, que es escribir, ya no puedes salir, porque ya no te lo permites, o sea, ya es un compromiso como tal; entonces escribo porque la verdad me doy cuenta de que es una parte de mí que me encanta, que me hace sentir muy feliz, que me hace sentir cerca de la autorrealización. Se ha dicho que el individuo busca autorrealizarse, y que va escalando de necesidades hasta llegar a esa cosa que le haga sentir realmente realizado, realmente feliz. Y yo creo que cuando descubro la poesía y que soy buena en ello me siento muy cercana a eso. Y aparte pensando en que tengo 21 años, y que tengo un chorro de vida por delante, yo creo que ese es el camino que me va a hacer feliz, más que darme algo económico, me va a hacer feliz, y escribo por eso.

Sus temas

Sobre sus temas para la poesía, manifestó:
-En mis temas yo tengo una intención de introducir una introspección, y a partir del poemario proponer que el ser humano atraviesa por una introspección, innegablemente, igual esta parte de Dios que está ligada a la introspección, que es la cosmovisión, mi cosmovisión, hablar de Dios es un tema, igual hablar quizás de elementos opuestos, por ejemplo, amor, desamor, felicidad, tristeza, ausencia, presencia, esos temas van, como dar un giro quizás trato de evidenciar cómo todos tenemos algo de sombra y algo de luz también. E ir retomando lo que decía anteriormente, que me va a hacer mucho igual en lo que yo conozco de la psicología, porque yo tengo una formación psicológica, no de literata, y estudiando eso me voy dando cuenta de muchas cosas que existen entre los seres humanos.
Trato de plasmar en el poemario qué es la sombra, por eso escribo: “Sostuvo la sombra con sus manos, permaneció con vida y le dio muerte a lo que tenía que morir”. Yo creo que esto ejemplifica mi poemario: La sombra nos dice que es esa parte del ser humano que no aceptamos, pero que existe. Entonces a veces, muchas veces de hecho, al escribir yo me doy cuenta de que tengo eso presente, de que también puedo tener ese lado de oscuridad, pero que no puedo plasmar diariamente ni puedo plasmar cuando estoy hablando con mis amigos, sino que cuando estoy en este momento de intimidad, puedo dejarme, desinhibir”.
En el acto estuvieron presentes también Margarita Díaz Rubio, presidenta del Patronato de Prohispen; Silvia López Gómez, encargada del Archivo Histórico y la Biblioteca; Leidy Rosado Novelo, directora de Área Maya, y Efraín G. Medina Alcocer, director del Centro Cultural Prohispen.

Fuente: Por Esto

Comments are closed.