Catean bodega huachicol de El Porvenir

0
22

Ayer sábado, alrededor de las 11:00 de la mañana catearon el predio ubicado en la calle 140 con 35 de la colonia El Porvenir, en donde se localiza una bodega con un letrero de “Se Renta”, hasta donde llegaba una manguera conectada a un ducto de Pemex para sustraer hidrocarburos.

Como informamos oportunamente, el viernes pasado por la tarde personal de Petróleos Mexicanos realizaba trabajos de limpieza a un costado del arroyo interior de la vía rápida con una retroexcavadora, por donde pasa el ducto, y descubrieron una manguera con una válvula conectada a la tubería que llegaba hasta el muro de la bodega que rentan y poco después llegaron al sitio militares, policías federales, estatales y personal de vigilancia de Pemex.

Sin embargo, como no contaban con una orden de cateo se abstuvieron de entrar al predio, pero utilizaron un dron para observar desde el aire qué había en el interior de la bodega.

Ante la imposibilidad de acceder, aseguraron el inmueble y acordonaron el área con una cinta amarilla, en el lugar permanecieron elementos de la Policía Federal y de Vigilancia de Pemex, además de los agentes de la Secretaría de Seguridad Pública, que realizaron recorridos por los alrededores.

Ayer sábado, alrededor de las 11:00 de la mañana, arribó al sitio un convoy encabezado por vehículos de la Fiscalía General de la República, seguidos por carro-patrullas de la Policía Federal, dos camionetas con personal de Vigilancia de Pemex, dos patrullas del Grupo Especial de Operativos Tácticos de la Secretaría de Seguridad Pública, un carro de bomberos y una ambulancia, a manera de prevención ante cualquier contingencia.

Cinco minutos después arribó un camión con militares del 11º Batallón de Infantería, quienes rápidamente se desplegaron en el área.

Una vez que el agente del Ministerio Público Federal documentó la ubicación del sitio, un cerrajero intentó abrir el candado de una de las dos cortinas metálicas que dan acceso al sitio, cabe señalar que la entrada para vehículos también cuenta con una cortina metálica.

Como el cerrajero no pudo abrir el candado los Policías Federales sacaron una cizalla con la que lo cortaron, una vez liberada la entrada accesaron los elementos de la Agencia de Investigación Criminal de la Fiscalia General de la República, metieron palas, picos, barretas de acero, cinceles, marros y martillos, asimismo un perito de la FGR entró cargando una bolsa de plástico con botellas, al parecer para recolectar muestras de combustible, posteriormente salió con las botellas vacías y las depositó en una camioneta, blanca, de dicha dependencia federal.

Mientras tanto el personal de Pemex, apoyado por los policías federales, desenterró la manguera que descubrieron entre los escombros de la calle 140, la cual cruzaba la calle 53, que no está petrolizada y llegaba hasta el muro de la bodega. Tenía unos 41 metros de largo.

Una vez desenterrada los peritos de la FGR procedieron a medirla y con ayuda de los militares la subieron a una camioneta, también subieron los picos, las palas y otras herramientas, así como otra manguera de varias decenas de metros que sacaron de la bodega y varios paquetes embalados, posteriormente colocaron sendos escritos en las cortinas de acceso del inmueble, con lo que el operativo llegó a su fin y los policías y militares se retiraron.

En el interior de la bodega huachicol fueron encontrados tres tanques con capacidad de 10 mil litros cada uno, los cuales estaban vacíos, una válvula de mecanismos y diversas herramientas que se utilizan para trabajos de excavación; todo lo anterior quedó asegurado, al igual que el inmueble. Vecinos señalaron que los propietarios de la bodega compraban volquetes de escombro para tirar sobre la manguera enterrada y tratar de disimular la toma ilegal de combustible.

Cabe señalar que el operativo inició a las 11 de la mañana y concluyó pasadas las 13:30 horas, los rayos del sol caían a plomo, el calor era abrasador y la sensación térmica era superior a los 40 grados, los agentes de la SSP y los militares con armas largas, fornituras, cascos y chalecos antibalas se estaban “derritiendo”, lo que conmovió a la señora Lorena Escalante, vecina del lugar, quien sacó vasos desechables y sonriente repartió agua entre los presentes, quienes quedaron sumamente agradecidos.

Fuente: PorEsto

Comments are closed.