jueves, mayo 23

Cereso fuera de control

0
44

* En manos de los reos circulan cervezas y sustancias prohibidas * La noche de fin de año llevaron a cabo su celebración sin que las autoridades carcelaria intervinieran * La PEP mantiene reforzada la seguridad al exterior de la cárcel, tras fallida ejecución del subdirector, Ricardo Igor Bravo Herrera y un custodio

Con total libertad y sin restricción alguna, viven los internos del Centro de Reinserción Social de Cancún, pues las drogas, el alcohol y demás objetos y sustancias prohibidas, siguen corriendo a manos llenas entre los reos, pues no existe ningún control por parte de las autoridades carcelarias.

Prueba de ello, fue la celebración que los reos tuvieron el fin de año, en el que las latas de cervezas y botellas de alcohol circularon a manos llenas, sin ninguna preocupación por ocultarlas.

Después del intento de ejecución que sufrió el subdirector del Cereso junto con un custodio, la seguridad al exterior del penal fue reforzada, por elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP), aunque no se suspendió el día de visita de ayer domingo.

El día de ayer transcurrió en una aparente calma, al interior del Cereso de esta ciudad, aunque por fuera, policías estatales reforzaron la seguridad y vigilancia.

Esto, después de que Ricardo Igor Bravo Herrera, subdirector operativo del Cereso, sufriera un intento de ejecución junto con un custodio, al ser emboscados por sicarios fuertemente armados, quienes dispararon en su contra para después darse a la fuga.

Según información trascendida, los reos se encuentran “tranquilos” aún después de este hecho, y el día de ayer la visita de familiares transcurrió de manera normal.

Pero la “tranquilidad” que se menciona, obedece  a que los reos del Cereso de Cancún no cuentan con ninguna restricción por parte de las autoridades carcelarias.

Por ello, las drogas, el alcohol, los teléfonos celulares y otros objetos prohibidos circulan a manos llenas entre los internos, contando con el apoyo del mismo personal para poder ingresar dichos objetos y sustancias.

Incluso, salió a relucir que el pasado 31 de diciembre, los reos tuvieron su propio festejo, en el que las drogas y el alcohol circularon sin control, y ni siquiera se esforzaron en tratar de esconderlos, pues saben que cuentan con toda la libertad para hacerlo.

Fuente: PorEsto

Comments are closed.