domingo, julio 5

Cibercrimen afectó a 1 de cada 4 mexicanos en 2017… pero creen navegar seguros

0
213

Cifras del Banco Mundial indican que el robo de identidad en internet es uno de los principales 10 delitos del país, pero los mexicanos no cuentan con medidas de protección necesarias para mantenerse seguros.

El robo de identidad por algún ciberdelito es uno de los 10 principales delitos en México y uno de los mayores temores de los mexicanos en cuestión de datos, de acuerdo con el Banco Mundial.

Esa preocupación no proviene de la casualidad. En México, más de 33 millones de personas fueron afectadas por elcibercrimen en 2017, es decir, uno de cada 4 mexicanos fue víctima de algún tipo de delito cibernético, según el estudio de McKinsey&Company ‘Perspectiva de Ciberseguridad en México’.

Pero pese a ser uno de los principales temores, esto no se refleja en la seguridad que dicen sentir los usuarios de internet a la hora de ‘navegar’

La más reciente encuesta a usuarios realizada por el Instituto Federal de Telecomunicaciones revela que 8 de cada 10 usuarios de internet fijo dicen sentirse ‘muy seguro’ a la hora de navegar, sin importar el dispositivo por el que se conecta, mientras que 7 de cada 10 usuarios, pero de internet móvil, tienen el mismo sentimiento de seguridad a la hora de conectarse a través de sus dispositivos móviles como celulares o tablets.

Esto no solo afecta a las personas, sino escala a diferentes niveles. Este estudio subraya que los tres principales ciberriesgos que impactan en el sector público van desde el posible robo o alteración de información que se resguarda sobre los ciudadanos, hasta la alteración de servicios públicos y operaciones de entidades gubernamentales, lo que generaría un potencial daño a la confianza de las instituciones.

Para enfrentarlos, el sector público requiere de asegurar una gobernanza efectiva y una estrategia que pueda funcionar como referencia para crear un marco normativo, incluyendo regulación y normativas tanto para entidades públicas como privadas.

“La agenda de ciberresiliencia del sector público debe enfocarse en el desarrollo y protección de infraestructura y sistemas críticos de datos, así como sistemas de datos que protejan a los individuos del robo de identidad y a los organismos de posible fraude”, apunta el análisis.

Esto, agrega, debe incluir el desarrollo y aplicación de normativas para la protección de infraestructura crítica, como la red eléctrica y de telecomunicaciones. Tan solo para el siguiente año, se estima que habrá pérdidas por ciberataques de hasta 2 mil millones de dólares en todo el mundo.

Fuente: El Financiero

Comments are closed.