lunes, mayo 27

Cierran cielos a Boeing por avionazo en Etiopía

0
72

La UE y otros 17 países prohibieron vuelos o cerraron su espacio aéreo a los modelos 737-8 Max tras la tragedia del domingo pasado

Cada vez más países endurecen sus medidas contra los aviones Boeing modelo 737-8 Max, tras el avionazo en Etiopía en el que murieron 157 personas.

La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA, por sus siglas en inglés) suspendió ayer todas las operaciones de vuelo de todos los aviones Boeing modelo 737-8 MAX y 737-9 MAX en Europa.

Esto como medida de precaución, afirmó, hasta que se aclaren las circunstancias del siniestro de una nave de Ethiopian Airlines, el domingo pasado.

La seguridad aérea es nuestra prioridad número uno y la Unión Europea está dando todos los pasos para garantizar la seguridad de sus pasajeros”, publicó en su cuenta de Twitter la comisaria de Transportes, Violeta Bulc.

Sin embargo, la compañía de origen estadunidense señaló que no hay motivos para cancelar los vuelos de su popular avión y que no emitirá nuevas recomendaciones a sus clientes.

Además, un grupo de técnicos de la compañía se sumó a la investigación encabezada por las autoridades etíopes y de la que participan expertos estadounidenses, israelíes y de otros países.

En febrero de 2019, la compañía Boeing había entregado más de 376 aeronaves del modelo 737 Max.

El accidente aéreo del domingo pasado cerca de Adís Abeba, Etiopía encendió las alertas, al ser el segundo siniestro que sufre el modelo suspendido luego del accidente de octubre de 2018, en Indonesia.

QUERÍA REGRESAR A SU PAÍS
Graziella de Louis Ponce, la mexicana de origen yucateco que perdió la vida en el avionazo de Etiopía, tenía planes de vivir en su natal Mérida.

La funcionaria de la ONU había adquirido un predio en Temozón Norte, donde ya construía su vivienda.

Es una noticia triste, Graziella quería venir a vivir a Mérida; le gustaba la tranquilidad, su plan era establecer una oficina aquí; casarse con su novio suizo y formar una familia; le deciamos Gachita de cariño”, dijo a Excélsior José Ponce, primo de la víctima.

Su familia la recuerda como una persona muy culta, quien estudió en los mejores colegios de Francia y Suiza. Además, hablaba 11 idiomas, con lo que se ganó un cargo como traductora.

Fuente: Excelsior

Comments are closed.