sábado, julio 24

Colapso en la Línea 12 fue por prisa del gobierno de Ebrard y trabajos de mala calidad: NYT

0
317

El colapso en la línea 12 del Metro de la Ciudad de México se registró debido a fallas graves en la construcción por prisa en la administración del entonces jefe de gobierno, Marcelo Ebrard, según una investigación realizada por el New York Times, que se basó en el análisis de expertos, registros gubernamentales y trabajadores de la obra.

Los ingenieros consultados por el diario concluyeron que los montajes de acero que eran necesarios para la resistencia del paso elevado, así como los pivotes de la estructura, fallaron principalmente debido a problemas de soldadura y errores críticos que habría causado el colapso en el que murieron 26 personas y resultaron heridas más de 80.

El Times expuso que, cuando el tren realizó el último viaje, algunas secciones del concreto se desconectaron porque descansaban sobre vigas de acero que no fueron diseñadas para soportar el peso por si solas.

Entre los hallazgos, el New York Times asegura que al menos durante una década se emitieron advertencias y preocupaciones sobre la seguridad con la que operaba la línea 12 del Metro.

Las autoridades exigieron a las empresas constructoras que abrieran el metro antes de que finalizara el periodo del entonces jefe de gobierno, Marcelo Ebrard. Según los documentos, la construcción comenzó antes de que se tuviera un plan maestro.

De acuerdo con auditores federales, el gobierno de la Ciudad de México “autorizó trabajos de mala calidad” desde el principio de la obra, incluso, la Línea 12 obtuvo su certificado una hora antes de su inauguración, según una investigación de 2014 de la Asamblea Legislativa.

Los documentos consultados también exponen que existió tanta prisa por terminar la obra que se adquirieron trenes que no eran compatibles con la línea: las ruedas no encajaban en la vía, según el New York Times, lo que “generó deformación y ondulación en la pista de acero”.

“Una soldadura de buena calidad no habría fallado así”, dijo Gary J. Klein, miembro de la Academia Nacional de Ingeniería y ejecutivo de Wiss, Janney, Elstner, una firma que estudia fallas relacionadas con la construcción.

Al revisar las fotografías sobre la obra que realizó Grupo Carso, empresa de Carlos Slim, los ingenieros consideraron que existieron otros errores como el no retirar los anillos de cerámica alrededor de las “ballenas” del Metro.

“Más allá de eso, la colocación de las estructuras era tan irregular que parecía más una improvisación de un equipo que una estricta adherencia a un plan de construcción“, añadieron otros ingenieros.

“No se construyó con un plan maestro (…) Teníamos que construir lo antes posible sobre todo, porque, como bien saben, iba a haber un cambio de gobierno”, dijo Mario Alberto Ruiz, quien trabajaba como ingeniero para ICA en la construcción de la línea.

Gómez García, director ejecutivo de Grupo Carso, el imperio en expansión de Slim, reconoció en una entrevista que dejar los anillos de cerámica alrededor de los postes no era lo ideal, pero dijo que no había afectado la estructura.

“Hay algo que se llama fallas ocultas, al final son cosas que pueden pasar”, dijo el Sr. Gómez García. “Desafortunadamente, ahí están en las fotos. No los quitaron”.

En un comunicado al New York Times, el ahora canciller, Marcelo Ebrard, dijo que “los problemas observados durante la construcción de la línea de metro no afectaron su funcionamiento”.

Según el diario, el funcionario les indicó que la causa del colapso en la Línea 12 podría estar relacionada con el mantenimiento. Además, afirmó que era imposible saber si su sucesor realizó todo el trabajo de mantenimiento requerido tras el sismo de 2017.

“La Línea 12, que durante años ha beneficiado a millones de personas, es quizás la obra pública más auditada en la historia de México”, respondió Ebrard al diario.

Fuente: Latinus

Leave a reply