lunes, diciembre 16

Comercio, asolado por la delincuencia

0
106

Campeche, Cam.- De acuerdo con la última encuesta de inflación y consumo popular de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), un 52.7 por ciento de los comerciantes han sido víctimas de algún robo en sus comercios, situación que de acuerdo con las declaraciones de la Presidenta Regional de la Federación de Pequeños Comercios, María Candelaria González Cajún, ha impactado de manera negativa, a tal grado de que más del 50 por ciento de los comercios han cerrado sus puertas.
De igual forma, la presidente regional de la Federación de Pequeños Comercios declaró que es impresionante el número de robos a los comerciantes que se suscitan todos los días en la ciudad capital, por lo que reprobó de manera contundente la falta de compromiso de la misma Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y de sus Policías Estatales Preventivos (PEP).
Cabe señalar que de acuerdo con la encuesta del Anpec realizada en más de mil puntos de venta de diversas ciudades, se obtuvieron datos relevantes, los cuales señalaron que durante todo 2017 más del 50 por ciento de los pequeños establecimientos fue víctima del robo de dinero o mercancía.
Situación que provocó la disminución de ventas en los comercios, dejando un porcentaje de afectaciones del 55 por ciento, por lo que los dueños se vieron en la necesidad de reducir sus horarios de atención, y otros, al no obtener los mismos ingresos o registrar pérdidas considerables, se vieron obligados a cerrar.
Ante lo mencionado, María Candelaria González Cajún señaló que un 40% de los pequeños comerciantes han tenido que instalar rejas y cámaras de vigilancia en sus negocios, como medida de seguridad radical con el objetivo de proteger sus locales, pues el alza de robos a mano armada no da tregua ante la falta de vigilancia de los hombres de negro, mientras que el problema va creciendo y generando pérdidas económicas considerables a las familias que dependen de los establecimientos.
En ese caso, en la urbe capital, la mayoría de los comercios o “tiendas de abarrotes” continúan sin instalar enrejados, circuitos cerrados de TV (cámaras de video) o acortar el tiempo de servicio al cliente, lo que los hace propensos a ser víctimas de algún delito, pero las tiendas que sí han tomado estas medidas de seguridad deben desembolsar de 5 a 10 mil pesos en inversión, y en el caso de proceder a cerrar más temprano, las ventas disminuyen considerablemente.
María Candelaria González Cajún reconoció que los asaltos y robos a negocios es un problema preocupante, no sólo en el centro histórico sino en toda la ciudad, pero lo más grave es que quienes andan delinquiendo se amparan con el Nuevo Sistema de Justicia Penal, que no funciona efectivamente.
Siendo así, también reconoció que los elementos de la PEP argumentan que se debe detener al delincuente en acción para proceder, siempre y cuando la cantidad de lo que se pretenda robar rebase cierta cantidad monetaria, por lo que ni denunciando con todo y pruebas se le da un castigo a los ladrones, y por eso la gente desiste de denunciar al no ver resultados.

Fuente: Por Esto!

Comments are closed.