lunes, diciembre 9

Cómo Saber Si Tengo Hígado Graso

0
303

Científicamente conocida como esteatosis hepática, seguramente tú la conoces (o has escuchado de ella) como: hígado graso. Según Mayo Clinic, puede resultar de un consumo excesivo de alcohol o por un síndrome metabólico como la diabetes e hipertensión.

Sin embargo, es una enfermedad que ha crecido de una forma exponencial en los últimos años como consecuencia del “boom de la obesidad” y en Eme de Mujer nos preocupa que 1 de cada 3 personas sufre de hígado graso, y seguramente no lo sabe.

¿Qué es?
Surge esta enfermedad cuando la grasa se acumula en las células hepáticas, según WebMD Esta condición está relacionada con la obesidad, colesterol y presión alta. En la mayoría de los casos, las células adiposas se llenan con grasa y pasan ese exceso a los órganos cercanos, incluyendo el hígado.

Para esto, también debes saber que el hígado lleva a cabo diferentes funciones vitales para el organismo: produce proteína, regula el metabolismo, elimina toxinas de la sangre y controla la cantidad de aminoácidos. Y para poder llevar a cabo sus responsabilidades correctamente, es fundamental que esté saludable.

Señales de hígado graso
Lo malo y alarmante de esta enfermedad es que en la mayoría de los casos, la esteatosis hepática no provoca ningún síntoma, según HealthLine. Es decir, a menos que se lleven a cabo ciertos estudios, será difícil detectarlo. Sin embargo, existen 3 pruebas para realizar el diagnóstico de hígado graso:

Exámenes de sangre (determina niveles de transaminasas)
Sonograma de hígado (entre más brillante y grande se vea el hígado, más probable es que sea graso)
Biopsia (comprueba qué tan grande es el problema)

Síntomas
Sin embargo, algunas personas sí presentan síntomas por culpa de la esteatosis hepática:

Dolor abdominal: Incomodidad o sensación de punzadas en el centro o parte superior del abdomen. Este dolor no resulta de alguna actividad o acción en específico; puede aparecer después de comer porque el estómago se expande y presiona el hígado grande.
Inflamación abdominal: La ascitis resulta de enfermedades hepáticas y es la presencia de líquido entre el peritoneo visceral y parietal. Los síntomas de este problema son: distensión abdominal, indigestión, dolor lumbar y dificultades para respirar. También puede provocar hinchazón en los tobillos.
Indigestión: Si cualquier cosa que comas (sin importar si es saludable o en dosis pequeñas) afecta tu estómago o provoca náuseas o gases, es posible que exista una complicación en tu hígado. Las personas con hígado grasa usualmente van al doctor creyendo que sufren de indigestión, cuando en realidad el problema es mucho más grave.
Orina oscura: Muchos problemas se detectan a través de la orina. No olvides que este líquido transporta las toxinas y desechos. En casos de hígado graso, la orina puede tener un tono más oscuro durante el día.
Tratamiento
Una vez que tengas el diagnóstico, debes empezar un buen tratamiento. Además del medicamento que te dará tu médico de cabecera, es fundamental empezar una dieta baja en grasas y ejercitarse regularmente.

Reduce el consumo de alimentos refinados: Este grupo incluye harinas y azúcar blanca.
Sigue una dieta mediterránea: La dieta mediterránea es una de las más saludables en el mundo porque le da prioridad a alimentos bajos en grasa.
Evita el alcohol: El alcohol es el enemigo principal del hígado, ¡no lo olvides!
Ejercicio: El ejercicio es la mejor forma de mejorar el funcionamiento del sistema hepático.

Fuente: emedemujer.com

Leave a reply