martes, septiembre 17

Con dos goles de Messi, Barcelona gana en la ida de las semifinales de la Champions League

0
181

Barcelona, España.- Jürgen Klopp, técnico del Liverpool, pisó por primera vez el Camp Nou, la casa del delantero Lionel Messi, quien dinamitó la ida de las semifinales de la Champions League, con dos goles que iluminaron el Barcelona camino a la gloria, representada, en esta ocasión, con goleada de 3-0.

En su primera experiencia, el técnico alemán, quien en la previa puso en duda que el estadio del Barcelona fuera un templo del futbol europeo, descubrió el escenario enfundado con la mística de las grandes noches de Champions League.

Nadie quiso perderse el partido y las gradas se llenaron para degustar las semifinales de la Champions League, cuatro años después.

Contra el Liverpool, Messi brindó otra actuación soberbia, que lo distanció al frente de la tabla de goleo, con 12 tantos, el doble de los que tiene su perseguidor más cercano, el serbio Dusan Tadic, delantero del Ajax, que el martes se impuso 1-0 en su visita al Tottenham, en la otra semifinal de la Champions League.

Con el Barcelona más estirado de lo habitual, en busca del gol mediante transiciones rápidas, el delantero argentino se desgastó durante el primer tiempo.

Intenso en la presión e hiperactivo en ataque, completó la primera media hora de juego, con la que se ganó la ovación del Camp Nou.

Fue Luis Suárez quien abrió el marcador, al minuto 26, cuando apareció dentro del área para rematar el pase de Jordi Alba. El uruguayo lo celebró con rabia ante su ex equipo, aunque poco después se dirigió a los aficionados del Liverpool, con gesto de ofrecer disculpas.

Si en el primer tiempo el héroe fue Suárez, con su primer gol en esta edición de Champions League; en los primeros minutos del segundo tiempo los aplausos fueron para el portero Marc André Ter Stegen.

Con el Liverpool volcado al ataque, el alemán apareció en tres ocasiones para evitar que James Milner, y Mohamed Salah igualaran el encuentro.

El Camp Nou, en cambio, abucheó a Philippe Coutinho tras dos pérdidas de balón consecutivas. Más aplausos recibió el brasileño, cabizbajo, cuando el técnico Ernesto Valverde lo sustituyó por Nelson Semedo, al minuto 60.

Messi se acordó de Coutinho en la eufórica celebración de su primer tanto de la noche, al minuto 75, al pedir a los aficionados que no silbaran a su compañero.

“Es feo despedir a un compañero así. No sé si está bien o mal, pero es el momento de estar todos juntos”, aseguró Messi, tras el partido. Al minuto 82, el argentino firmó un tiro libre directo estratosférico, que entró por la escuadra del Liverpool.

El templo de Messi estalló para celebrar el resultado, que deja al Barcelona a 90 minutos de la final de la Champions League, la copa que a principios de temporada el argentino calificó de linda y deseada.

Fuente: El Sol de México

Leave a reply