sábado, septiembre 26

Confrontación estéril en Congreso

0
311

Dimes y diretes, insultos y ofensas entre los legisladores Luis García Hernández y el panista Jorge Nordhausen Carrizales, minaron el recinto legislativo / En evidencia falta de preparación, tolerancia y trabajo por el Pueblo de Campeche

CAMPECHE, Cam., 22 de noviembre.- Un lamentable y bochornoso espectáculo protagonizaron este jueves varios de los integrantes de la LXIII Legislatura, así como un grupo de ciudadanos. Con sus acciones, legisladores y público asistente abonaron negativamente al trabajo y a la imagen del Poder Legislativo del Estado.

Los protagonistas principales del desaguisado –ocurrido al abordarse los asuntos generales- fueron el perredista Luis García Hernández y el panista Jorge Rubén Nordhausen Carrizales y el origen del conflicto fue un asunto de escasa relevancia: un exhorto hecho por el panista Merck Lenin Estrada Mendoza, quien declaró que en la Universidad Autónoma del Carmen (UAC), la nueva rectora Cindy Saravia López está realizando cambios injustificables, entre los que destaca la modificación del logotipo de la máxima casa de estudios.

Para tratar de desacreditar los dichos del panista y egresado de la UAC –que desde luego tienen un trasfondo pues Saravia López es esposa del coordinador priísta Ramón Méndez Lanz-, García Hernández subió a la tribuna, sin embargo, evidentemente no se instruyó demasiado, evidenció falta de argumentos, lo que generó que cosechara los primeros abucheos del público partidario de los albiazules.

Acto seguido, subió a la tribuna la legisladora panista Biby Karen Rabelo de la Torre, para secundar a su compañero Estrada Mendoza y para declarar que el exhorto del panista no tenía como propósito denostar a la rectora Saravia López, sino manifestar que los alumnos y padres de familia no están en condiciones para hacer posibles gastos que derivarían de la modificación del logotipo de la UAC, entre los que podría estar la posibilidad de que se pidan nuevos uniformes a los alumnos.

Para responder a los dichos de la legisladora Rabelo de la Torre, García Hernández hizo de nueva cuenta uso de la tribuna del Congreso del Estado para desacreditar a los panistas, sin embargo, la pobreza de sus recursos discursivos lo condujo a la confrontación estéril, pero además se exhibió como defensor de las causas priístas.

Para desviar el tema central de la discusión, García Hernández hizo referencias a la administración del alcalde Eliseo Fernández Montufar, a quien acusó de generar desempleo y de lesionar las arcas públicas con su política de recorte de personal.

De esta forma, García Hernández durante su segunda intervención logró exacerbar a quienes al parecer conforman una porra al servicio de Acción Nacional, misma que profirió toda clase de lindezas en contra del legislador, quien tuvo que ser defendido por un grupo de priístas que regularmente llegan al Congreso para aplaudir las iniciativas del Ejecutivo Estatal.

Tocó entonces la intervención de Nelly Márquez Zapata, quien abordó un tema distinto al de la UAC, sin embargo, cuando se creía que la situación había sido superada, subió al estrado el legislador Jorge Nordhausen Carrizales, quien ironizó las intervenciones de Hernández García y metió un tercer tema en discusión, el de Eliseo Fernández Montufar, a quien incluso candidateó como futuro aspirante al Gobierno del Estado.

Entonces, aunque evidentemente se estaba infringiendo el protocolo al haberse agotado el punto de la UAC, de nueva cuenta hizo uso de la tribuna el perredista, quien debido a lo artificioso del caso y a la pobreza de sus recursos para debatir lanzó el golpe bajo: “Jorge, si tu padre viviera se avergonzaría de ti”. Además, antes García Hernández sentenció que su paisano carmelita habría defendido al alcalde Fernández Montufar con mayor ahínco que su amante.

Desde luego, lo dicho por el perredista provocó la indignación del albiazul y sus compañeros de bancada, quienes exigieron a la presidenta de la Mesa Directiva, Guadalupe Torres Arango, del PRI que pusiera orden.

Incluso el aludido Nordhausen Carrizales, se levantó de su curul para confrontar a la presidenta de la Mesa Directiva del Congreso del Estado, quien bajo la presión convocó a un minuto de receso, pues para ese entonces las cosas se habían salido de control y un grupo de asistentes a la sesión estaban prácticamente encarando a García Hernández.

Tras la suspensión de la Décimo Séptima Sesión Ordinaria de la LXIII Legislatura, por lo menos una diputada se quedó sin hacer uso de la tribuna, mientras que debajo de ésta todo eran dimes y diretes entre los legisladores e incluso entre legisladores y algunos grupos de personas que en forma regular acuden al recinto legislativo.

Enfrentamiento afuera del Congreso

Minutos después de la suspensión de la sesión, algunas voces femeninas advirtieron al legislador del PRD que lo esperarían a las afueras del recinto legislativo. En un principio se pensó que eran amenazas que se diluirían, sin embargo, cuando García Hernández llegó al pie de las escalinatas del acceso principal del salón de sesiones, un grupo de señoras lo encaró.

Quienes estaban en el lugar vislumbraron un breve zafarrancho, en el que el legislador soltó algunos manotazos, para luego ser socorrido por sus ayudantes, quienes lo escoltaron hasta la calle 8, donde abordó su vehículo luego de dar declaraciones a algunos reporteros.

Como era de esperarse, la suspensión de la sesión de este martes, que tuvo como origen un asunto menor, expuso nuevamente el bajo nivel del debate entre los legisladores, así como la inexperiencia de los titulares de la Mesa Directiva para afrontar este tipo de situaciones, que se están convirtiendo en algo normal en el Congreso del Estado.

Fuente: PorEsto

Comments are closed.