jueves, mayo 28

Continúa la incertidumbre para la inversión en Yucatán

0
317

La paralización de empresas no debe ser parte del panorama económico cotidiano de Yucatán, ni que los empresarios deban, además de cumplir con las normas, dedicar tiempo y esfuerzo para sustentar en tribunales las bondades de su inversión.

Ayer nuevamente el sector industrial intervino para señalar que están en riesgo miles de empleos por proyectos que están previstos para la entidad.

Como informamos en nota aparte, ayer en sesión pública los magistrados del Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo y Administrativa postergaron una semana la decisión sobre el proyecto de sentencia de amparo en el caso de la granja Papo, de Homún, en un debate que duró poco más de una hora. El magistrado ponente del proyecto de sentencia, Paulino López Millán, mantuvo su postura de confirmar la negativa de amparo, pero no se logró un consenso.

La incertidumbre, dicen los empresarios, mantiene en riesgo un sector de la economía en Yucatán que vale miles de millones de pesos y genera miles de empleos al año.

Las inversiones detenidas, como las de las granjas porcícolas y proyectos de parques eólicos para generar energía, sólo ahuyentan a otros sectores empresariales que tienen previsto generar fuentes de empleo en la región.

Postergar las decisiones económicas no es bueno para Yucatán. Y eso está sucediendo ahora, los inversionistas están muy atentos a lo que sucede cuando un grupo de personas encabezadas por el equipo de Indignación emplean artimañas para detener proyectos como el porcícola de Homún.

Esa es la importancia del caso de la granja Papo, porque lo que suceda con esa empresa marcará el rumbo económico de Yucatán.

La granja, como se ha demostrado reiteradamente, cumple con los lineamientos marcados por las autoridades, incluso con los estándares de la Declaración de Río sobre el medio ambiente y el desarrollo, de la Conferencia de las Naciones Unidas.

Para la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) se requiere un diálogo inteligente y hay muchas señales que se están enviando, una de ellas es que lo que suceda con la granja Papo definirá el tipo de inversión que habrá en el Estado.

La certidumbre jurídica es primordial para el sector empresarial. “Si vemos que se pone en entredicho la operación de la granja, muchas inversiones podrían cancelarse”, sostuvo el dirigente José Antonio Loret de Mola Gómory.

PUBLICIDAD

La Cámara Nacional de Comercio (Canaco) y la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) coinciden en que si las empresas cumplen con las disposiciones de ley no se deben de detener, y atrasar las aperturas solo inhibe los futuros proyectos para la entidad.

Ahora sólo resta esperar la semana que acordaron los magistrados para conocer la decisión del proyecto de sentencia de amparo por la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) de la granja Papo. Y lo importante es dejar claro que Yucatán es una sociedad de leyes y que la lucha ideológica debe dejarse para otro tipo de escenarios.

Fuente: Novedades Yucatán

Comments are closed.