martes, junio 2

Control del mosco mantiene al margen enfermedades

0
342

El control y monitoreo del mosco Aedes Aegypti en Yucatán ha permitido mantener al margen las enfermedades que transmite como el dengue, zika y chikungunya.

Al 15 de mayo, la Secretaría de Salud de Yucatán ha visitado un total de 248,868 viviendas para el control larvario, de acuerdo con Jorge Alfredo Palacios Vargas, coordinador estatal del Programa de Vectores en la Secretaría de Salud del Estado.

“Además se han nebulizado un total de 20,980 hectáreas con equipos fumigadores montados en vehículos; se han rociado un total de 7,451 viviendas con equipos motomochila en el interior de las viviendas. Se han certificado un total de 38 edificios como entornos libres de criaderos de mosquitos, entre escuelas, centros de salud, Ayuntamientos, iglesias y centros de atención múltiple, como medidas preventivas que son base fundamental para la prevención de las enfermedades, tales como dengue, chikungunya y zika”, dijo.

“Ovitrampas”

Se ha informado que el mosco Aedes Aegypti vive aproximadamente un mes, el macho se alimenta de néctar y la hembra es la única que pica en busca de la sangre, porque requiere la proteína que fortalezca sus huevecillos que deposita en diferentes lugares para preservar su especie y, si en 48 horas hay lluvia, habrá nueva población de moscos; por ello se monitorea a los huevecillos con puntualidad; es lo que la autoridad llama control larvario.

El control larvario consiste en revisar en viviendas seleccionadas las “ovitrampas”, que son recipientes oscuros con agua en los que colocan unas telas para que los moscos depositen sus huevecillos, los cuales eclosionan cuando son cubiertos por el agua y así contabilizarlos y tomar decisiones, Si no cae agua a las 24 horas, ahí esperarán los huevecillos hasta que sean cubiertos por agua para eclosionar; por eso es importante el monitoreo de las ovitrampas.

Hasta el año pasado había en el Estado 9 mil ovitrampas en 13 localidades con la mayor cantidad de población: Mérida, Kanasín, Oxkutzcab, Tizimín, Motul, Hunucmá, Tekax, Valladolid, Progreso, Ticul, Peto, Umán y Pisté, que brigadistas monitorean semanalmente.

Prevención

Palacios Vargas, coordinador estatal del Programa de Vectores en la Secretaría de Salud del Estado, recalcó que la prevención es primordial y, por ello, se realizan las medidas preventivas a nivel individual y comunitario para evitar las enfermedades transmitidas por el mosco.

Las medidas preventivas básicas son: el uso de repelentes; mantener los patios limpios y ordenados libres de cualquier criadero de mosco; usar, dentro lo posible, ropa que cubra gran parte del cuerpo.
“Recordar que los criaderos de moscos son objetos principalmente inservibles que tienen la capacidad de almacenar agua y sirven de reservorio de moscos.

La estrategia que hemos estado promocionando en la población es la aplicación de insecticidas de uso comercial que se venden en cualquier tiendita de la esquina, y que pueden aplicar en el interior de sus viviendas y en aquellos lugares donde se pueden resguardar los moscos tales como baños, cerca de la ropa sucia, cerca de los zapatos, lavabos y habitaciones principales.

sta actividad contribuye, dado que muchas veces el insecticida que utilizamos para el control de vectores no penetra en el interior de la vivienda (por muchas razones, tales como casa cerrada, cierran las puestas al momento de pasar, etc.), y por ende es imposible eliminar al mosquito”, dijo.

Participación, clave

Agregó que la participación de la población es “fundamental para cualquier éxito en control y prevención de las enfermedades, aunado a las actividades que nosotros hagamos”.
Las acciones de prevención y control se intensificarán a partir de este mes de junio, donde inicia la fase intensiva y la aparición de las lluvias en el Estado; temporada donde aumenta la presencia de los moscos, entre ellos el Aedes Aegypti, vector del dengue, chikungunya y zika.

TagsMosco

Leave a reply