martes, febrero 25

Creciente número de homicidios en Celestún

0
1719

El brutal crimen que cometió Juan Pablo Ávila Chacón, quien apuñaló y ahorcó a su esposa hasta la muerte, engrosó la mortal cifra de asesinatos y agresiones contra mujeres en Celestún.

Tan solo en los últimos 10 años se reportaron otras tragedias que, al igual que la ocurrida el viernes 24 de mayo, cimbraron hasta sus cimientos a esa comunidad porteña.

El viernes pasado Juan Pablo, al parecer bajo los influjos de alguna droga, dio muerte a su pareja, Eunice Anabell Chan Canul. La mujer abandonó a su esposo debido al presunto maltrato del que era víctima.

Aquel fatídico día la ahora occisa regresó al domicilio en el que vivía con Juan Pablo y sus hijos, ubicada en la calle 2 entre 13 y 15 de la colonia Felipe Carrillo.

En ese lugar la pareja sostuvo una acalorada discusión y Juan Pablo le propinó una golpiza. Posteriormente, el hombre la acuchilló en repetidas ocasiones y la ahorcó hasta quitarle la vida.

Luego, atormentado por la culpa, Juan Pablo se quitó la vida de un disparo, el cual hizo con una escopeta.

Antes de su funesto final, el sujeto le tomó fotografías a su víctima y las compartió a través de WhatsApp, junto con unos audios en los que reconocía su crimen.

Anabell y Juan llevaban 12 años de matrimonio, pero apenas en 2018 Juan abandonó su trabajo y, según se supo, se dedicó a las drogas. La mujer no aguantó más y se salió de la casa, pidiendo el divorcio, acción por la cual el sujeto la mató.

Es así como Juan Pablo sumó un hecho más a la lista de asesinatos y agresiones a mujeres en la última década en el puerto.

En 2009, el fraccionamiento Pescadores del puerto se volvió el foco de atención de la comunidad cuando la tragedia envolvió a una familia oriunda de Champotón que llevaba varios años radicando en Celestún.

En aquella ocasión, la acalorada discusión de una pareja terminó con fatales circunstancias, pues durante la pelea de los esposos la madre de la joven intentó defenderla y fue herida de muerte por el yerno, quien la degolló. La víctima falleció en el lugar.

Tan solo dos años después, en 2011, en los primeros días de septiembre, el puerto fue de nuevo sorprendido por el asesinato de una mujer. Rodolfo del Villar, mejor conocido como “Hippie”, conocido tatuador y drogadicto del puerto, fue señalado como el virtual homicida de una turista de 28 años. “Hippie” mató a la visitante y en una cama la arrojó al mar.

Luego del crimen, el sujeto huyó, se presume que a su tierra natal, Chiapas. Hasta hoy está prófugo de la justicia.

Fue en la Navidad de 2014 cuando la violencia de nuevo dio de qué hablar entre los habitantes de Celestún.

En aquel entonces la centroamericana Carmen May fue víctima de una agresión de su pareja, el celestunense apodado “Lencho”.

La mujer, de origen salvadoreño, recibió un botellazo en el pecho en una riña. Se ignora si la mujer pudo salvar la vida, pues su estado de salud era delicado.

Después de la trágica Navidad de 2014, en marzo de 2015 el campechano Raúl García Barrientos, originario de Sabancuy, encendió los focos rojos en el destino turístico, ya que con un cuchillo cebollero causó violenta muerte a su cuñada María Eloísa Hernández Carmona.

La causa del mortal hecho fue que María Eloísa no le quiso entregar a sus hijos en un predio de la calle 4 entre 25 y 27, por el rumbo del puerto de abrigo.

Seis meses después, en octubre de ese mismo año, Susana Chim Pech, vendedora de naranjas, engrosó la cifra mortal al fallecer por las lesiones que sufrió a manos de Yolitze Balderas Pech, quien la acuchilló.

Luego de varios días en el hospital, Susana perdió la vida debido a las graves lesiones que sufrió en el abdomen, producto de los cortes que recibió.

Las involucradas guardaban viejas rencillas, que al final desembocaron en un funesto final para una de ellas.— MEGAMEDIA

Seis hechos

En el balance de los últimos 10 años, en Celestún se han cometido seis sangrientos homicidios y un suicidio, cifra que al parecer va en aumento.

Pleitos familiares

En casi todos los casos, la razón han sido los problemas familiares que se agravan y terminan en resultados funestos para alguno de los integrantes.

Brutal homicidio

En el último hecho, un hombre le propinó una golpiza a su expareja, luego la acuchilló y finalmente la ahorcó.

Fuente: Diario de Yucatán

Leave a reply