miércoles, octubre 23

Crecimiento del niño: indicador clave de su estado de salud, desarrollo y bienestar general

0
20

Cada 20 de septiembre se conmemora el Día de la Conciencia sobre el Crecimiento de los Niños (Children’s Growth Awareness Day), una iniciativa educacional de organizaciones civiles a nivel mundial, que tiene el objetivo de crear conciencia sobre la importancia del crecimiento infantil, ya que el patrón de crecimiento de un niño es una señal importante de su estado de salud, desarrollo y bienestar general.

 De acuerdo con expertos, el crecimiento irregular puede ser una muestra natural y temprana de problemas médicos que pueden obstaculizar el desarrollo normal del infante.[1]

 El proceso de crecimiento es uno de los más fascinantes de la naturaleza y la hormona de crecimiento tiene un papel muy importante en él. Es una proteína producida por la glándula hipófisis o pituitaria, situada en la base del cerebro; estimula el desarrollo y crecimiento de todo el cuerpo.[2]

 Cuando el organismo no produce suficientes cantidades de hormona de crecimiento para ser liberada en el torrente sanguíneo, el niño tiene problemas para crecer.[3] Las causas de la deficiencia de hormona de crecimiento son desconocidas, pero se puede deber a desórdenes genéticos; enfermedad renal crónica[4]; síndrome de Turner[5], que afecta sólo a las niñas, y lesiones graves en la cabeza que dañen al tallo hipofisiario.

 Otros factores que influyen en el crecimiento son los hereditarios, por lo que la estatura de los hijos puede ser similar a la de los padres; también influye la acción de otras hormonas como tiroideas, paratiroideas y hormonas sexuales, y el ejercicio, que genera músculo y estimula la producción de hormonas como la del crecimiento. Otro factor muy importante es la alimentación balanceada y saludable; la malnutrición prolongada causa daños irreversibles al crecimiento y desarrollo del niño.[6]

 ¿Cómo detectar si existe deficiencia de hormona de crecimiento?

 Para detectar si existe deficiencia de hormona de crecimiento en los niños, los padres deben tener en cuenta las siguientes señales: Si el niño o niña crece menos de 4 a 5 cm por año, tiende a aparecer más joven; su rostro, manos y pies se ven más pequeños que los de otros niños de la misma edad; su desarrollo muscular es insuficiente, y se retrasa su llegada a la pubertad.[7]

 Es importante destacar que el pediatra es el especialista que debe analizar la historia médica y tabla de crecimiento de los niños. Es posible que haga pruebas que le ayuden a determinar la causa del retraso en el crecimiento, como rayos X de la mano, análisis de sangre y prueba de estimulación de la hormona de crecimiento.[8]

 El diagnóstico de déficit de hormona de crecimiento no será un impedimento para que el niño logre un crecimiento y desarrollo normal, siempre y cuando se le brinde tratamiento  oportuno y adecuado, lo más temprano posible. Actualmente el tratamiento consiste en administrar una hormona llamada somatropina, cuya estructura es idéntica a la producida naturalmente por el ser humano y ocasiona exactamente los mismos efectos. Habitualmente se administra como una única inyección diaria.[9]

 Es importante considerar que el pediatra tiene la última palabra. Se recomienda que los padres lleven a sus hijos con su pediatra para que él les realice revisiones periódicas de peso, talla y desarrollo. Si el niño presenta problemas de crecimiento y desarrollo, el pediatra indicará a los padres cuál es el tratamiento adecuado para que crezca sano y feliz.

 Los endocrinólogos pediatras recomiendan a los padres de familia asegurar que sus hijos tengan una alimentación balanceada; realicen 1 hora diaria de actividad física durante 5 días a la semana, y duerman 9 horas durante la noche, ya que un elevado porcentaje de hormona de crecimiento se libera cuando el niño está en sueño profundo.[10]

Leave a reply