jueves, octubre 1

Crimen organizado opera desde el Cereso de Cancún

0
786

Un porcentaje de secuestros, “levantones” y extorsiones que han ido al alza en la ciudad de Cancún, podrían ser orquestados desde el mismo Centro de Readaptación Social (Cereso) de Benito Juárez por sujetos ligados a diversos grupos del crimen organizado que actualmente se encuentran recluidos en prisión y sujetos a diversos procesos penales.

Y es que, una grave denuncia desde el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) Número 13 de Oaxaca por una serie de secuestros y extorsiones que ha venido desarrollando un grupo de internos del penal de Cancún, bajo la complicad de algunos elementos de Seguridad Pública e incluso de la Policía Ministerial, fue hecha públicamente en días pasados.

Mediante una correspondencia que fue enviada a través del servicio postal a la redacción de los diarios POR ESTO!, misma que fue firmada por Mateo Mora Fuentes y/o Uriel Solorio Fuentes, quien estuvo preso en la cárcel de Cancún bajo el expediente 375/2015 ante el Juzgado Tercero Penal por el delito de robo y que en el 2018 formó parte de una cuerda de reos que fue trasladada a diversos penales del país, se indica la existencia de una ola de secuestros que se han venido orquestando desde el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Benito Juárez.

Mateo Mora Fuentes y/o Uriel Solorio Fuentes fue enviado del penal de este polo turístico al Cefereso Número 13 de Oaxaca, y desde ahí envió una carta, vía servicio postal, en donde expone: “Por medio de este escrito, me dirijo con el debido respeto al periódico Por Esto!, para solicitar su ayuda e informar sobre la situación de secuestro en que se encuentra mi famita en la ciudad de Cancún”.

Entre la narración que hace de casos sobre miembros de su famita, también expone otros casos de los que ha tenido conocimiento cuando el estuvo preso en el penal de Cancún con el nombre “falso” de Uriel Solorio Fuentes, recluido en la celda 3, planta alta del área “I”, donde compartió celda con los internos José Salvador R. Z., alias el Gordo, Roberto R. C., Heiser R. C., Eduard Gabriel A. C., Daniel C. P., alias Dumbo, Carlos C. y Antonio C.

En la parte de afuera participan sujetos identificados como Juan M. M. y/o Luis M. M. que estuvo preso por el delito de violación pero que fue liberado en el 2018, así como otra persona de nombre Pedro R. P. y/o Jesús R. P. que estuvo en prisión por el delito de robo y recientemente quedó en libertad, así como otros apodados “Canifas” y “Estoqui” que la hacen de halcones para ubicar a las víctimas.

Menciona que en la lista de secuestros y extorsiones están además de miembros de su familia, comerciantes, taxistas e incluso bailarinas de centros nocturnos, bajo la complicidad de algunos elementos de Seguridad Pública y hasta de la Policía Ministerial.

En la carta de cuatro hojas escrita a mano en ambos lados, comenta que por lo menos son más de 50 secuestros y extorsiones que han orquestado estas personas desde el penal de Cancún y aunque algunos son denunciados, posteriormente son desvirtuados mediante la creación de cuentas falsas de redes sociales donde contactan a familiares de las víctimas para afirmarles que están bien, que andaban de vacaciones y con ello, entorpecer las investigaciones que pudiera hacer la Fiscalía General de Justicia del Estado.

Refiere que en el caso de sus familiares, alguna ocasión cuando él estuvo recluido en la cárcel de Cancún, le pidió a sus “compañeros” que le prestaran un teléfono celular para comunicarse con sus parientes, por lo que entabló comunicación con su hermana María de Jesús, sin saber que el número que quedó grabado posteriormente sería utilizado para ser extorsionado.

“Mi hermana trabaja de cajera en Telcel de la Gran Plaza y además de que fue contactada vía telefónica, unos sujetos, incluida una mujer de nombre Alba o Luz Alba que visita frecuentemente a ‘el Gordo’ en el penal de Cancún, la estuvieron vigilando hasta dar incluso con su domicilio en el fraccionamiento Galaxia Guadalupana”, indica.

Expone que su madre Silvia Fuentes Mugarte, sus sobrinos, Roberto y Nicolás Guerrero Mora, así como su cuñado Rafael Guerrero de oficio taxista, fueron privados de su libertad y videograbados, e incluso con torturas para extorsionar a su hermana.

De hecho, afirma que dichos sujetos asesinaron a uno de los menores y su cuñado, pese a que su hermana pagó todo lo que le pidieron, pero que a pesar de ello la siguieron chantajeando para que a través de su trabajo, pues hasta la privaron de su libertad y la torturaron para obligarla a seguir colaborando con ellos.

“Ellos tienen en el penal teléfonos celulares, chips, memorias con fotos y videos de las personas que han secuestrado y donde han obtenido además de dinero, han despojado a la gente de vehículos, negocios, muebles, aparatos electrónicos e incluso terrenos tanto en Cancún como en algunas comunidades de Yucatán”, indica.

Agrega que en entre las víctimas, hay empresarios restauranteros de la zona centro de la ciudad, ingenieros relacionados de forma directa con grandes construcciones, mecánicos, bailarinas exóticas, maestros, comerciantes, taxistas y estudiantes, hijos e hijas de gente pudiente de la ciudad de Cancún.

Al continuar con una amplia narrativa, refiere también la existencia una lista de direcciones de viviendas de donde han sacado a las víctimas y otras utilizadas como casas de seguridad, algunas de estas localizadas en la Región 77, cerca del parque la Rehoyada.

De igual manera, una de dos pisos que está en la Región 91, atrás del panteón municipal; otra en la Región 95 sobre la avenida Comalcalco. En la misma 95 refiere de otras casas más sobre la avenida Kinik y cerca de las instalaciones de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Comenta que en la Zona Hotelera hay una discoteca donde la gente de dicho grupo que opera las extorsiones, levantones y secuestros, se reúne frecuentemente, porque desde ahí reciben instrucciones desde la cárcel de Cancún.

Otro domicilio lo tienen en la Región 101, que es una casa de dos pisos con puerta de metal muy cerca de un local de Alcohólicos Anónimos, así como una más en la Región 227.
También, al hablar de los cómplices, además de referir a un “comandante Sosa de Policía Ministerial”, comenta que un sujeto llamado Linder que fue de Seguridad Pública y que actualmente está preso, es quien colabora de forma directa con ellos.

Asimismo, el “comandante López” en activo de Seguridad Pública, que es quien está atento a los llamados que le hace el reo Carlos C., cuando van a hacer un “levantón” o concretar un secuestro, para que cuando entre la llamada de auxilio al número de emergencias 911, dicho policía reporta vía radio que él está cerca del lugar para llegar y de esta manera entorpezca la denuncia, ya que hoy en día las patrullas se pueden mover a cualquier punto de la ciudad.

Es importante mencionar que uno de los mencionados en la carta identificado como “el Gordo”, fue detenido junto con Víctor Manuel D. M. el “Chumil”, así como y Ramses F. S. alias el “Ramses”, en marzo del 2011, en posesión de armas y drogas.

Así como Daniel C. P. alias “Dumbo”, fue vinculado por homicidio tras asesinar a machetazos a una persona en el 2016.

Leave a reply