miércoles, febrero 26

Crisis de inseguridad aleja inversiones

0
140

PLAYA DEL CARMEN, SOLIDARIDAD.- El grave déficit de agentes de la Policía Municipal Preventiva (PMP), se tiene menos policías que hace 13 años, cuando se tenía mucho menor población, crisis de inseguridad que no está siendo atendido adecuadamente por el gobierno estatal y municipal, la corrupción así como la falta de coordinación entre las corporaciones, está siendo aprovechado por las organizaciones criminales para actuar impunemente, ya que, además de la narco-violencia por la disputa de plaza que ha dejado hasta la fecha 52 ejecutados, se tienen los problemas de asalto a empresas constructoras inhibiendo las inversiones al considerarse un lugar inseguro para hacer negocio.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) recomienda que haya 300 policías por cada 100 mil habitantes; esto es, 3 por cada mil personas; sin embargo, en esta ciudad con una población de 500 mil personas, no se cumplen en lo mínimo con este precepto, ya que, por ejemplo, la populosa colonia Luis Donaldo Colosio Murrieta donde viven más de 50 mil ciudadanos son salvaguardados por diez uniformados, lo que da una idea de la crisis de inseguridad que flagela Solidaridad, sin que el gobierno del cambio de la alianza PAN-PRD, emprenda acciones contundentes para resolverlo.

De acuerdo a información que obra en poder de este diario, uno de los factores que está ocasionando la carencia de Policías Municipales, es el Centro de Evaluación y control de Confianza (C-3) del gobierno del estado, porque al tener poco personal, los exámenes de aspirantes a policías obligatorio para pertenecer a la corporación se hace con lentitud, en el caso de Solidaridad hay “cadetes” que tienen hasta tres años esperando sus resultados para causar alta y portar pistola, porque ya desempeñan el trabajo de policía, al tener capacitación teórica y práctica; sin embargo, ganan un sueldo menor y no pueden tener arma.

No obstante que es en la administración del gobernador, Carlos Joaquín González, quien asumió el cargo el 25 de septiembre de 2016 cuando estalló la narco-violencia en los destinos turísticos de la zona norte; sigue sin resolverse la incapacidad del C-3, también usado por la Secretaría Estatal de Seguridad Pública para favorecer a los amigos, porque estos en cuestión de semanas son dados de alta cuando se reincorporan a pesar del negro historial de algunos, lo que también hace sospechar que se manipulan los resultados.

Por último, además de lo anterior y la falta de coordinación entre las corporaciones que tienen presencia en esta ciudad, la Policía Federal y la Policía Estatal, está propiciando que las organizaciones criminales operen impunemente en este destino turístico, poniendo en riesgo su imagen y las inversiones porque los desarrolladores de centros comerciales y hoteles son víctimas de asaltos en las obras los días sábados cuando pagan nómina y que en ocasiones alcanzan sumas millonarias.

Fuente: PorEsto

Comments are closed.