sábado, julio 4

“Cristóbal” deja una estela de destrucción

0
256

Contra los pronósticos de los expertos del Centro Nacional de Huracanes, la tormenta tropical “Cristóbal” abandonó ayer, a las 4 de la tarde, la península de Yucatán, cuando se esperaba que lo hiciera entre las 7 y 8 de la noche.

El meteoro, que dejó una estela de destrucción, salió en las cercanías de Sisal y Progreso, en un punto cercano a Chuburná Puerto.

En Celestún, hombres de mar comenzaron con mucha anticipación a poner a buen resguardo sus embarcaciones, tareas que arreciaron a temprana hora ayer.

A la 1 de la tarde, hora que se pronoticaba en que comenzaría a golpear al puerto, cayó una lluvia y hubo viento que, pero fue disminuyendo paulatinamente.

“Gracias a Dios no pasó a más”, dijo la alcaldesa Yulma García Casanova, quien sin embargo, lamentó las afectaciones en el Cono Sur, a donde fueron algunos elementos del Ejército que resguardaban el puerto.

Para el rescate de gente que quedó aislada en el Sur, en Tekax, el gobierno del Estado gestionó el envío de embarcaciones para facilitar el tránsito en zonas inundadas.

El gobierno del Estado, a través de la Sepasy gestionó cinco lanchas para apoyar en el operativo de desalojo de la población vulnerable en esa localidad, que es una de las que más resintieron las fuertes lluvias a causa del meteoro.

Las embarcaciones fueron trasladadas desde Progreso hasta el sur de la entidad, en una grúa que proporcionó la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), para ponerlas a disposición de la Coordinación Estatal de Protección Civil (Procivy) que, desde días pasados, realiza labores de rescate en coordinación con otras dependencias.

En otra comunidad del sur, en Oxkutzcab, el alcalde Raúl Romero Chel declaró estado de emergencia en el municipio por las inundaciones que en algunas zonas superaron el metro de altura, además de la destrucción que ocasionó en la cabecera el agua que bajó del cerro.

En esa misma ciudad, anteanoche hubo temor entre vecinos de la colonia San Esteban luego que se difundió que “Coco”, uno de tres cocodrilos que tiene como mascotas una vecina, se había escapado al rebosar el estanque donde está confinado, por las inundaciones por las lluvias.

Fuente: Diario de Yucatán

Leave a reply