martes, agosto 20

¿Cuánto más aguantará la tela de la araña?

0
1665

¿Cuánto más aguantará la tela de la araña?

Por Ángel Verdugo

Las economías y las sociedades en su comportamiento político tienen un límite en lo que se refiere a su aguante o, si lo prefiere, en cuanto a procesar y aceptar desatinos y políticas públicas erróneas y dañinas.

¿Cuántos desatinos y ocurrencias puede aguantar un país sin que estalle una crisis económica y/o política? ¿Acaso es dable esperar que sus estructuras económicas e institucionales sean siempre de tal fortaleza, que el gobernante y su equipo cercano podrían cometer los peores errores y diseñar y aplicar las más absurdas políticas públicas durante todo su encargo, sin que algo como aquello pasare?

Esto último, dígase lo que se diga y se piense lo que se piense, es imposible de lograr; las economías y las sociedades en su comportamiento político tienen un límite en lo que se refiere a su aguante o si lo prefiere, en cuanto a procesar y aceptar desatinos y políticas públicas erróneas y dañinas. No hay pues país alguno que pueda, se entienda y acepte o no, un estado permanente de aceptar y procesar ocurrencias y propuestas absurdas —por llamarlas de alguna manera— por parte del equipo gobernante.

Aceptar entonces lo dicho en los dos párrafos anteriores nos llevaría, obligadamente, a preguntarnos si el México de aquí y ahora sería la excepción a lo que la experiencia demuestra que es una regla más que evidente de toda gobernación. ¿Acaso México podría negar lo que sucedió en la hoy extinta URSS, que parecía que aguantaría por siempre absurdos económicos y políticos, y a los 70 años desapareció como país?

¿Y qué decir de la República Popular China, que desde 1949 aguantó 30 años de tonterías gigantescas producto éstas de la mente desquiciada de Mao Tse-Tung, antes de la llegada de Deng Xiaoping y con una frase (No importa de qué color sea el gato, con tal que cace ratones) echara por tierra todo aquello? ¿Y Vietnam, que sólo aguantó diez años de locuras e intentos disparatados para implantar el socialismo, pues en 1985 dijo basta de locuras y se pusieron a trabajar para construir una economía de mercado?

Podría seguir dando ejemplos de países con periodos largos o cortos de desatinos y absurdos económicos y políticos por parte del gobernante para que, al romperse el límite de resistencia de esa economía y esa sociedad, la cordura y la sensatez retomara el timón y modificara el rumbo.

Lo anterior me sirve para invitarlo a usted, dado lo que vemos y padecemos, a preguntarse, ¿cuánto tiempo aguantaremos aceptando y celebrando desatinos y ocurrencias —todos absurdos y dañinos—, antes de llegar al punto de quiebre para detener la locura?

¿Acaso nuestro país, o decenas de millones de mexicanos crédulos e ingenuos —o sinvergüenzas que quieren vivir sin trabajar pues piensan que esto, además de posible es positivo para el crecimiento y alcanzar una aceptable calidad de vida—, tienen razón y seremos la excepción? ¿Es viable esperar entonces, que los millones que hoy no se cansan de aplaudir los absurdos propuestos por el gobernante los cuales, hay que decirlo, carecen de todo fundamento financiero sano, tienen razón y están en lo correcto al vivir estirando la mano para esperar las migajas que a veces, ni a eso llegan?

El título de esta colaboración (¿Cuánto más aguantará la tela de la araña?) pretende, con un símil que podría parecer burdo, recordarle que esto de cometer errores y proponer y aplicar políticas públicas erróneas tiene, a querer y no, un límite que es imposible rebasar. Así como la telaraña de la canción infantil aguanta un cierto número de elefantes, pues con uno más se rompería y se acabaría el encanto, así es toda gobernación.

No hay gobernante y equipo que lo rodea que puedan, así aquél haya triunfado de manera aplastante, con sólo insensateces y ocurrencias disparatadas llevar al país que dicen gobernar, a buen puerto. Esto es imposible de concretar.

Sin embargo, ante lo que hemos visto estos primeros siete meses del actual gobierno, ¿piensa usted que tendrá éxito? ¿En verdad considera viable —como forma de gobernar—, lo que ha visto y padecido? ¿Aguantará esta frágil telaraña que es nuestro caduco andamiaje jurídico y la fragilidad institucional que asusta?

¿Acaso usted está convencido de que tres decenas de millones de votos bastarían para garantizar, que toda insensatez disfrazada de programa social —complementada con numerosas ocurrencias y no pocos desatinos económicos—, llevaría a una gobernación exitosa?

Sin querer contradecirlo, le pido voltee a Cuba y Venezuela; en ambos países, el gobernante hizo lo que hoy aquí. ¿En verdad piensa que obtendríamos un resultado diferente?

Fuente: Excelsior.

Leave a reply