viernes, enero 15

¡Cuidado! Los chupetones te pueden matar…

0
356

De acuerdo a una reciente nota que ha circúlalo en la Ciudad de México, un joven murió a causa de un chupetón en el cuello.

Según la historia, que aún no se ha difundido en medios “oficiales”, señala que Julio Macías, un chico de 17 años, se convulsionó y murió por un coágulo causado por el chupetón.

Este coágulo llegó hasta el cerebro y le provocó la muerte por un supuesto derrame cerebral.

Pero a pesar de que la historia sea falsa o cierta, ¿qué tan grave puede ser un chupetón? Aquí te contamos.

Para iniciar, un chupetón es un hematoma, una acumulación de sangre por una hemorragia interna.

Es decir, que los tejidos y los vasos sanguíneos se rompen dejando el famoso chupetón. Suena feo, ¿no?

Esta marca de “pasión” no se quita con ningún remedio, se borra por sí solo con el paso del tiempo, y en personas con deficiencia de hierro puede ser más visible.

Además, puede dejar cicatrices.

Los chupetones sí pueden dañar nuestra salud de diferentes formas, ya que con ellos puedes contraer herpes o sufrir parálisis.

Si tu pareja tiene herpes, es decir, un “fuego” en la boca, puede transmitirlo a tu piel mediante la succión.

En el caso de la parálisis, la succión de la sangre en el cuello u otra parte del cuerpo, puede causar coágulos y paralizar una parte de nuestro cuerpo.

Este caso ya se vio en Nueva Zelanda, cuando una mujer corrió a emergencias por la parálisis de su brazo izquierdo.

De acuerdo con ActitudFem, esta parálisis ocurrió por culpa de un gran chupetón que le causó un coágulo, un pequeño infarto, y después la parálisis del brazo.

Así que cuidado, los chupetones son más peligrosos que sexys.

Fuente: Salud180.com

Comments are closed.