sábado, agosto 17

“Culebrita” quiere heredar sus secretos del pitcheo

0
80

PROGRESO, Yucatán.- Hablar de lanzamientos cubiertos de veneno puro es mencionar al pitcher Raúl Briceño Orozco “Culebrita”, quien en el mes de mayo cumplirá 62 años.
El famoso “Culebrita” es conocido en todos los campos deportivos de softbol, pues el domingo pasado, portando la casaca de Cerveceros, en su regreso después de una lesión, acarició como a una novia o una joya de sin jit y carrera, pero los errores de su cuadro se lo impidieron.
El mote de “Culebrita” le vino de su padre, don Raúl Briceño Leal, en el ámbito de béisbol, ya que participó en el equipo de taxistas llamado “Fieles a la causa”.
Debido a una lesión en la pierna ya no pudo jugar y se dedicó a dirigir a este equipo, teniendo como sede la terminal, donde ahora está instalado el COBAY.
En esa época su padre lo metió a un equipo infantil de béisbol llamado “Acción Católica” y después pasó a “Flete Directo”, que era patrocinado por el empresario Pepe Alonzo (+).
En esa época, los municipios tenían sus propios equipos y ligas infantiles de béisbol y su sede mayormente fue en el campo Hidalgo.

[yalmbannernota]
Ya en su etapa juvenil, el citado jugaba en espacios como atrás del cementerio y por el ex rastro, donde está ubicado ahora la iglesia de San Telmo.
Fue invitado por don José Canul Azcorra, “Bedoya”, a jugar con el equipo de Tepepan, siendo su sede el campo de la Termoeléctrica.
Ya en sus pininos en la pelota suave jugó en el espacio con piso de asfalto frente a la Capilla de Guadalupe, con un equipo de 12 a 13 años; en ese entonces jugaba con el famoso Tránsito “Tranca” Centeno y Santiago Canul “La Vaca”, grandes peloteros.
En épocas malas para la pesca y de nortes, los hombres de mar se dedicaban a practicar deportes como el softbol, voleibol y básquetbol.
Recordó en especial un partido, mismo que duró 16 entradas contra el Oasis, en el que la Culebrita representaba al sindicato Emilio Barragán; el juego empezó a las 20: 30 horas y terminó pasada la medianoche, fue uno de los más prolongados de la historia.
En su caso tiró 11 entradas en el Campo Hidalgo, en relevo desde la quinta entrada a Manuel “La Bala” Marín; fue en ese entonces cuando comenzó a poner veneno en sus lanzamientos, gracias a un pitcher al que le decían “La Burrita” y quien reparaba bicicletas.
Actualmente porta la casaca de los Cerveceros en la Liga de Softbol Ricardo Castro y el domingo regresó de una lesión, pues un bolazo le reventó la uña de la mano derecha y lo dejó inactivo 3 meses, pero estuvo a punto de dar un sin hit ni carrera ante los Orioles de Chelem.
A lo largo de su trayectoria se enfrentó a equipos de talla internacional como los Vikingos de San Diego y uno de Miami que estaba de gira por Yucatán.
“Estoy a total disposición de la persona que quiera que se le trasmita el secreto de la bola de ‘culebra’, actualmente existen muy pocos pitcher, como mi cuñado Mario Canto Magaña, a quien le estoy pasando parte de mis conocimientos pues no hay que ser egoístas”, finalizó.

Por Esto

Comments are closed.