domingo, diciembre 8

Dale alimentación balanceada

0
1989

 

A diferencia de hace años en que la falta de alimentación se traducía en una mala nutrición, el concepto de malnutrición implica tanto el exceso como carencia adecuada de alimentación y que deriva en problemas de salud, desde la anemia hasta el sobrepeso.

La especialista en Nutrición y Crecimiento Infantil, Monserrat Díaz Zafe aseguró lo anterior en la conferencia “Vitamina C, aliado en la prevención de infecciones respiratorias en los niños”.

Señaló que hoy en día, muchos niños y niñas reciben una alimentación abundante, pero no necesariamente implica que estén bien nutridos, toda vez que se requiere una adecuada que garantice todos los macro y micronutrientes necesarios para asegurar el sano crecimiento del menor.

Esta estrategia, dijo, cobra vital importancia en el marco de lo que hoy se conoce como “los primeros mil días de vida” y resulta ser el lapso en el que los menores de edad desarrollan todas sus capacidades físicas, motrices, cognitivas e inmunológicas para el resto de su vida.

Indicó que es ahí en que los papás, con la ayuda de un pediatra, deben asegurar de que sus hijos reciban la alimentación equilibrada, asegurándose de tener los nutrientes necesarios, grasas, proteínas y vitaminas que ayuden a la creación de las nuevas células que conformarán su cuerpo.

A partir de su experiencia, el Hospital Infantil Dyorú ha comprobado que los problemas de desnutrición se presentan en menores de edad que se supone que reciben una buena alimentación.

Eso se debe a que, a pesar de recibir comida abundante, la calidad y cantidad de nutrientes que se proporcionan al menor carecen de los macro y micronutrientes necesarios para su alimentación, por lo que a pesar de haber comido, el menor presenta “hambre oculta”.

Debido a que el menor no recibe los nutrientes adecuados, por lo que incluso se le puede ver hasta robusto, puede presentar un cuadro de anemia o incluso se enferma con frecuencia por tener un sistema inmunológico muy débil.

Es ahí en donde el uso de suplementos, como vitamina C, se vuelven clave para ayudar a la alimentación equilibrada, además de que, con la llegada del frío ayuda a reforzar el sistema inmunológico de los niños como de los adultos.

Díaz Zafe destacó que el ácido ascórbico, mejor conocido como Vitamina C, no sólo sirve para fortalecer el sistema inmunológico, sino también constituye un suplemento que ayuda a que los niños asimilen y aprovechen el hierro, para el crecimiento.

Una baja cantidad de Vitamina C también se traduce en la falta de la capacidad para asimilar este material, por lo que a pesar de “recibir una alimentación abundante”, el niño o la niña puede presentar un cuadro de anemia.

Complemento

Aseguran que incluir vitamina C como complemento a la alimentación en esta temporada, con la asesoría de un pediatra, se convierte en la estrategia ideal para reducir los riesgos de enfermedades respiratorias y garantiza el crecimiento sano de todos los menores.

Fuente: Diario de Yucatán.

Leave a reply